Salud

Por qué deberías tener cuidado al sentarte en las sillas de los hoteles

Por qué no deberías sentarte en las sillas de las habitaciones de hotel

Si eres una persona escrupulosa, deberías tener cuidado a la hora de sentarte en los sofás y las sillas de las habitaciones de hotel donde te alojas, según se extrae de las declaraciones de una empleada neoyorquina.

Pese a que tu habitación de hotel parezca impoluta, es posible que en realidad existan bacterias, virus, hongos y parásitos en la estancia en la que te alojas y en concreto, en algunos objetos determinados. Pese a que se limpian a diario, es imposible desinfectar la totalidad de la estancia y todos sus enseres, como el mando de la televisión o el secador de pelo.

Las declaraciones a la revista Women´s Health de Jenna, la trabajadora de un hotel en Nueva York fueron las siguientes: “nunca te sientes en un sofá o una silla sin antes poner una toalla o sábana. Muchos clientes se sientan desnudos sobre ellos, y sí, algunos dejan manchas. Y la mayoría de las veces, las manchas simplemente se lavan con limpiadores normales hasta que no se ven”.

¿Qué debes hacer si quieres conseguir el mejor precio en un hotel?

De este modo, si eres un fanático de la limpieza, a la hora de sentarte en muebles tapizados o sillas puedes seguir su recomendación. Otras recomendaciones son ducharse con chanclas -especialmente si compartes baño con más personas- o no andar descalzos si hay moqueta. 

En líneas generales, para evitar los gérmenes es recomendable lavarse las manos durante unos veinte segundos con asiduidad, especialmente antes de comer o después de tener contacto con fluidos, tras estar en el hospital, tener contacto con personas enfermas o acudir al baño. Otras claves son no compartir vasos o cubiertos y usar pañuelo al toser o estornudar.

Vivimos rodeados de bacterias

De todos modos, y para que no cunda el pánico, existen muchos objetos y lugares que atesoran más bacterias que una simple habitación de hotel. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Oxford detalla que un billete tiene más de 26 mil bacterias y una investigación publicada por el Journal of Medical Virology detalla que las cartas de los restaurantes tienen 100 veces más bacterias que la tapa del inodoro.

Objetos que tocas todos los días están en realidad hasta arriba de gérmenes: los botones de los ascensores -especialmente el de la planta baja-, cajeros automáticos, cajas y carritos de supermercado, pantallas táctiles como las de tu móvil, juguetes o los hielos y las rodajas de limón de las copas que te bebes dan buena fe de ello. Por tanto, es fundamental respetar determinados consejos de limpieza sin obsesionarse en exceso.

Fuente | La Vanguardia

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.