De esta manera, el estudio ha demostrado que cuando los investigadores expusieron las células nasales al humo del cigarrillo para desencadenar una respuesta de estrés oxidativo, la células se volvieron más susceptibles al virus de la gripe.