Salud

Pasar horas sentados puede anular los beneficios del ejercicio

muchas horas sentados es perjudicial incluso si haces deporte

Según una serie de investigaciones pasar horas sentados puede anular los beneficios para la salud que reporta el ejercicio, aunque se practique de manera regular. Largas sesiones de sedentarismo pueden conllevar muerte prematura o diabetes.

Puede que por tu trabajo te veas obligado a pasar largas jornadas sentando en tu despacho u oficina. Quizá vayas al trabajo en coche y pases tu tiempo libre anclado en el sillón viendo capítulos de serie, uno de tras de otro. Dos días por semana decides ir al gimnasio a hacer un poco de ejercicio para mantener tu cuerpo en forma.

Pues tenemos una mala noticia, a pesar de lo bien que te hagan sentir esas sesiones, podrían no estar sirviendo de nada si sigues pasando el resto de tu vida sentado. Según recogen una serie de investigaciones recientes, una sesión prolongada de sedentarismo puede ser perjudicial, incluso si se hace ejercicio regularmente.

Según informa la CNN, al agrupar los resultados de más de 40 estudios, los investigadores concluyeron que cuanto más tiempo pasan las personas sentadas mayor es su riesgo de  sufrir enfermedades del tipo: muerte prematura, enfermedades cardiovasculares, cáncer y especialmente el tipo 2 diabetes.

Estos desórdenes en la salud se deben a que una sesión prolongada de sedentarismo conlleva a una actividad muscular reducida, especialmente en los  principales músculos de las piernas y la espalda. Este escaso desarrollo muscular  puede disminuir la capacidad del cuerpo para regular el azúcar y eliminar las grasas dañinas en la sangre.

Sentarse durante períodos prolongados también puede afectar negativamente la función de los vasos sanguíneos y aumentar los antojos de alimentos, lo que nos hace comer más y aumentar de peso.

Los 5 mejores ejercicios según Harvard (y no, ninguno es el running)

El ejercicio regular, en particular los niveles más altos de actividad física, parece atenuar un poco estos efectos nocivos, pero no los elimina por completo. Un análisis concluyó que necesitamos al menos 60 minutos al día de ejercicio moderadamente intenso (como caminar a paso ligero, tenis o baile de salón) para contrarrestar el mayor riesgo de muerte prematura debido a una sesión prolongada de sedentarismo.

Pero en contra de esto,  otro estudio realizado recientememente encontró que estos niveles de ejercicio, que es más de lo que realizan la mayoría de las personas físicamente activas, no conseguiría anular los efectos negativos de estar sentado en lo que se refiere a niveles de insulina y grasas en la sangre.

Para reducir el tiempo sentado puedes comenzar a cambiar pequeños gestos en tu rutina diaria.  En el trabajo los expertos recomiendan pasearse unos minutos cada media hora. Podrías aprovechar las llamadas telefónicas o la pausa del café para ello.  Si tu oficio y tu escritorio te lo permite intenta trabajar cierto tiempo de pie.

15 ejercicios perfectos para estar en forma sin salir de casa

Si acudes en coche a los sitios, intenta aparcar algo más lejos de lo normal para poder caminar durante un tiempo extra. Mientras que si viajas en transporte público prueba a permanecer de pie para contrarrestar la postura.

En definitiva las investigaciones científicas apuntan a que alguien que hace ejercicio y luego permanece sedentario el resto del tiempo, anula los beneficios que el deporte podría reportarle. Al pensar en la aptitud como algo que implica lo que haces todo el día, recuerda que no solo  te servirá con los relativamente pocos minutos que pasas sudando para cosechar los beneficios de tus entrenamientos.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.