Salud

Oler comida te hará engordar

oler-comida-engordar
Escrito por Ana Muñoz

Un nuevo estudio ha confirmado que oler la comida antes de comérsela te hará engordar. Te contamos todos los detalles de esta investigación tan sorprendente.

En cuanto el verano asoma la cabeza, son muchos los que comienzan la puesta a punto de la Operación Bikini con alguna dieta o sucedáneo.

Pues bien, tenemos malas noticias para todos aquellos a los que les encante sentarse a la mesa y tengan pensado guardar la línea. Y es que un grupo de científicos de la Universidad de Berkeley ha descubierto que oler la comida antes de ingerirla nos hace engordar.

En un primer momento, los investigadores se propusieron averiguar cómo influye el olfato en nuestro organismo y la acumulación de grasas.

Así, se centraron en terapia genética para anular las terminaciones nerviosas de un grupo de ratones, haciendo que no fueran capaces de oler durante tres semanas. Además, les dieron de comer una dieta rica en grasas.

Para que las pruebas fueran fiables, hicieron el mismo experimento durante un periodo de tiempo en un grupo de ratones sanos, es decir, que pudieran usar sin problema su sentido del olfato.

La primera conclusión a la que llegaron fue que los dos grupos de ratones ingerían la misma cantidad de comida, pero se dieron cuenta de que aquellos sin olfato engordaban muy poco.

Impactados con los resultados decidieron repetir el experimento, pero esta vez con ratones que sufrían obesidad. Al final el IMC (Indice de Masa Corporal) descendió a niveles normales mientras que el grupo de control permaneció igual.

Por último, pusieron la misma dieta a un grupo de ratones que tenían un olfato superior al normal y descubrieron que éstos engordaban más de lo previsto.

A pesar de que no están seguros del todo, la hipótesis a la que llegaron fue que oler la comida antes de comérnosla nos hace engordar más debido a que tenemos un mayor ritmo metabólico.

Su teoría se basa en que, si olemos comida, nuestro sentido del olfato nos advierte que vamos a comer y se prepara para almacenar alimento. En caso contrario, es decir, si no olemos, nuestro organismo cree que aún no es el momento de comer y sigue quemando grasas.

Elipse, el balón gástrico ingerible para perder peso

“La gente con desórdenes alimenticios relacionados con el sobrepeso suele tener problemas para controlar su apetito, por lo que creemos que este descubrimiento puede hacer que bloqueen esos impulsos”, explican los investigadores.

De hecho, prevén que las personas con estos problemas puedan eliminar su sentido del olfato durante seis mesas y luego volver a activarlo, haciendo que su metabolismo se vuelva normal tras lograr su objetivo.

Eso sí, aún hay un par de puntos negativos. Y es que los ratones a los que les privaron de su sentido del olfato aumentaron los niveles de noradrenalinaque es una respuesta al estrés ligada al sistema nervioso simpático. En los seres humanos, un aumento prolongado de esta hormona podría conducir a un ataque al corazón.

Por esa razón, parece que aún queda tiempo para que veamos las primeras pruebas en humanos.

Vía | News Berkeley

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.