Salud

Nuestro olfato, ¿un indicador precoz del Alzheimer?

Escrito por Lara Olmo

La comunidad científica y médica está poniendo muchos esfuerzos en descubrir evidencias tempranas del Alzheimer, para detectarlo a tiempo y así combatirlo más eficazmente. En esta línea, un experimento reciente apunta al olfato como posible revelador.

Los médicos coinciden en señalar que la mayoría de pacientes con Alzheimer se podrían haber detectado a edades mucho más tempranas, cuando el deterioro cerebral no se manifiesta de forma tan evidente pero sí da señales de otro tipo. De hecho cuando hay pérdidas de memoria, el daño ya es irreversible.

De ahí el interés de la comunidad científica por descubrir este tipo de evidencias tempranas, algunas de las cuales llegan décadas antes de que el Alzheimer haga acto de presencia, para el que aún no hay cura.

La última de ellas podría estar en el olfato, un sentido que lleva años investigándose para encontrar vínculos que lo relacionaran con los síntomas de pérdida de memoria pero para el que hasta ahora no se había encontrado señales evidentes. Ahora científicos del Centro de Investigación de Salud Mental Douglas, integrado en la Universidad McGill, han comprobado que los problemas para identificar olores podrían estar vinculados.

Para ello pidieron a 300 sujetos con edades entorno a los 63 años y con riesgo de padecer Alzheimer por razones genéticas (antecesores con esta enfermedad) que exhalaran olores de chicles, gasolinas y limones, entre otros elementos. Un tercio de ellos además se sometió a punciones lumbares para obtener líquido cefalorraquídeo y medir la cantidad de proteínas relacionadas con Alzheimer presentes en él.

Los investigadores encontraron que aquellos que tenían dificultades para identificar los olores presentaban también indicadores biológicos evidentes de degeneración neuronal.

Los 9 factores que más influyen en la aparición del Alzheimer

Esta es la primera vez que un experimento muestra esta correlación entre la pérdida de la capacidad olfativa y los indicadores del Alzheimer. Esto significa que una prueba de olor podría dar información sobre la progresión de la enfermedad, algo similar a lo que permiten pruebas como la de las punciones lumbares, pero mucho más invasivas y costosas.

Sin embargo, como explica el doctor John Breitner, responsable del estudio, todavía no puede emplearse como prueba inequívoca de la enfermedad, porque los problemas olfativos también pueden ser indicativos de otros problemas de salud. Por tanto esta prueba no puede sustituir a las actuales, aunque supone una nueva vía de exploración para detectar la progresión del Alzheimer.

Vía | Neurology

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.