Salud

No es lo mismo perder peso que perder grasa, ¿por qué es importante?

perder-grasa-peso

El personal trainer Max Weber nos explica las diferencias entre perder peso y perder grasa, y por qué no debemos fijarnos en lo que dice la báscula, para adelgazar.

La frase “quiero perder un poco de peso” la pronunciamos con frecuencia cuando queremos adelgazar. Pero en realidad lo que queremos decir es “quiero perder un poco de grasa“.

No es una cuestión de semántica. La diferencia entre estos dos conceptos es tan importante, que resulta clave para adelgazar con eficacia. Porque en muchos casos, el aumento o el descenso de peso no está relacionado con la dieta de adelgazamiento. Por eso los nutricionistas aconsejan no fiarse únicamente del peso cuando se trata de adelgazar.

¿Qué diferencias hay entre bajar peso y bajar grasas? Son mucho más importantes de lo que imaginas. El personal trainer Max Weber ha publicado en Instagram esta gráfica, que nos da un idea muy precisa.

Perder grasa

La gráfica roja representa la pérdida de grasa corporal. Si mantenemos una dieta y hacemos ejercicio, la disminución de grasa en un valor regular: la grasa desaparece a un ritmo constante.

Pero observemos la gráfica azul, que es la del peso. Como vemos, incluso manteniendo la dieta y el ejercicio, la gráfica tiene muchos altibajos. Hay momentos de gran pérdida de peso y de repente, sin razón aparente, el peso sube, para volver a bajar rápidamente.

5 maneras de adelgazar y perder peso mientras duermes

La razón de ésto es que el peso no depende únicamente de la dieta o el ejercicio. Hay muchos factores que influyen, desde el agua que bebemos hasta el tipo de alimentos, la cantidad que comemos, etc. De hecho una persona puede cambiar de peso incluso varias veces en unos pocos minutos.

Perder grasa

Por esa razón el personal trainer Max Weber recomienda no fijarse solo en el peso cuando intentamos adelgazar, porque no es un valor fiable. Hay que tener en cuenta al menos cinco o seis variables. Por ejemplo:

  • Medidas corporales
  • Diferencias entre fotos hechas en distintas épocas
  • Rendimiento en el gimnasio. Antes no hacías ni dos sentadillas y ahora haces 20 de un tirón…
  • Cómo te ves en el espejo
  • Cómo te sienta la ropa ajustada
  • Como te sientes
  • Si te notas con más energía
  • Cómo ha mejorado tu autoestima

Incluso aunque hayas subido un poco de peso o no baje demasiado, si respondes positivamente a la mayoría de las anteriores preguntas, es que el esfuerzo está mereciendo la pena. ¡No te desanimes y sigue adelante!

Sobre el autor de este artículo

Juan Antonio Pascual

Periodista, informático o escritor vocacional según lo requiera la ocasión, he colaborado en más revistas de informática y videojuegos de las que puedo recordar.
Centrado ahora en contenidos web, me encontrarás en Personal Computer & Internet, computerhoy.com y ticbeat.com.