Salud

Nanopartículas para detectar el Alzheimer con resonancia magnética

Investigadores españoles desarrollan agentes de contraste basados en nanopartículas magnéticas funcionalizadas que podrían funcionar como biomarcador para el diagnóstico temprano del Alzheimer mediante la búsqueda de depósitos de hierro.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta aproximadamente 47 millones de pacientes en todo el mundo. En la actualidad, el diagnóstico definitivo de la enfermedad de Alzheimer solo es posible tras la muerte del paciente, cuando se puede determinar la presencia de ovillos y placas amiloides en el parénquima cerebral mediante técnicas histológicas.

Antes del fallecimiento, lo único que se puede llevar a cabo son evaluaciones del historial del paciente para detectar cambios en el comportamiento junto con pruebas neuropsiquiátricas y de neuroimagen que facilitan un diagnóstico probable de enfermedad de Alzheimer.

Pero un grupo de investigadores liderados por el Centro de Tecnología Biomédica (CTB) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) cree haber dado con una prueba definitiva de Alzheimer en pacientes vivos. El origen radica en que la presencia de depósitos de hierro en el cerebro es una de las características histopatológicas de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer.

Tomando esto como base, se ha desarrollado un nuevo agente de contraste para imagen de resonancia magnética, basado en nanopartículas magnéticas funcionalizadas, que podría funcionar como biomarcador para el diagnóstico temprano de esta enfermedad. Este resultado puede abrir la vía a nuevas investigaciones para conseguir métodos de diagnóstico temprano y no invasivo de esta enfermedad neurodegenerativa, cosa que hoy en día no es posible.

¿Qué puedes hacer para prevenir el Alzheimer?

Según explica la investigadora Milagros Ramos, “la acumulación de las nanopartículas funcionalizadas en la zona indicada produce una disminución significativa en ciertos valores obtenidos por resonancia magnética, lo que nos indica que el nuevo agente de contraste desarrollado podría ser de utilidad en un futuro para el diagnóstico temprano no invasivo de la patología mediante resonancia magnética.”

La imagen de resonancia magnética tiene una resolución espacial mayor que el PET y, además, tiene la ventaja de no usar radiotrazadores. Varios grupos de investigación han sido capaces de visualizar las acumulaciones de placas de péptido beta-amiloide en el cerebro de ratones transgénicos para la enfermedad utilizando el contraste endógeno de las placas atribuido a un alto contenido en el hierro asociado a ellas.

Hasta ahora, la necesidad de que exista una alta concentración de hierro acumulada y los largos tiempos utilizados para la adquisición de las imágenes, hacían imposible la aplicación de esta técnica en pacientes para la detección temprana de la enfermedad. Así, parece clave conseguir -como en este caso- desarrollar agentes de contraste que permitan mayor sensibilidad en la resonancia magnética para la detección de incipientes acumulaciones de hierro asociado a placas amiloides en el cerebro de pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.