Salud

Nanopartículas de oro para activar fármacos en el interior del tumor

Escrito por Marcos Merino

La revista Angewandte Chemie publica este esperanzador estudio que facilitará dejar atrás los efectos secundarios de las actuales terapias.

Las nanopartículas de oro, insertadas en microcápsulas de resina, podrían aumentar la eficacia de la quimioterapia y de otros tratamientos contra el cáncer, gracias a su capacidad para actuar desde el mismo interior de los tumores, reduciendo así los habituales efectos secundarios en los tejidos sanos. Esta investigación, recientemente publicada, ha sido posible gracias a la colaboración de científicos del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) de la Univ. de Zaragoza e investigadores del Centro de Investigación del Cáncer en la Univ. de Edimburgo.

El trabajo demuestra, en primer lugar, que es factible llevar a cabo catálisis en medios biológicos utilizando partículas diminutas de oro (un metal dotado de un alto nivel de biocompatibilidad). Tras ser camufladas en una microcápsula de resina implantada en el cerebro de un pez cebra, dichas partículas han logrado catalizar una reacción química generando compuestos fluorescentes.

Ciertamente, el aspecto más interesante de la investigación desde el punto de vista de sus aplicaciones prácticas es el relacionado con la capacidad de las nanopartículas de oro para generar in situ potentes fármacos anticancerígenos a partir de moléculas inertes, gracias a un mecanismo de eliminación de grupos químicos terminales que el oro nanométrico es capaz de catalizar. Según Jesús Santamaría, subdirector del INA, contra los efectos secundarios de los actuales tratamientos de quimioterapia se están explorando ahora “rutas alternativas, por ejemplo, el transporte de fármacos hasta el tumor utilizando nanopartículas o los tratamientos alternativos a los fármacos, como la hipertermia, elevación de temperatura local, obtenida con nanopartículas”.

Los resultados del estudio que nos ocupa permiten ahora abordar el problema desde una vía distinta: el fármaco se suministraría al paciente en su forma inerte y sólo se convertiría a la forma tóxica localmente, gracias a la catálisis de las nanopartículas que un cirujano implantaría en el tumor. En palabras de otro de los investigadores, Asier Unciti-Broceta, “hemos descubierto las nuevas propiedades de oro que hasta ahora no se habían explorado y nuestras conclusiones muestran que el metal podría ser usado para liberar fármacos en el interior de los tumores de una forma muy segura. Todavía queda mucho por hacer antes de que se pueda usar en pacientes, pero es un importante paso adelante”.

Vía | Univ. de Zaragoza

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.