Salud

Esta micromáquina es capaz de administrar medicamentos desde el interior del cuerpo

Esta micromáquina es capaz de administrar medicamentos desde el interior del cuerpo

Un equipo de científicos ha desarrollado una micromáquina biocompatible capaz de ser implantada dentro del cuerpo, donde podría actuar como un dispositivo para suministrar directamente los medicamentos por debajo de la piel.

Este novedoso dispositivo médico mide sólo 15 milímetros de largo, constituyendo una versión blanda de un mecanismo llamado una unidad de Ginebra, empleado en relojes de pulsera desde el siglo XVII, pero implantado dentro del cuerpo. Este mecanismo puede convertir un movimiento circular continuo en un movimiento circular intermitente.

Aunque durante décadas se han implantado dispositivos como los marcapasos, en algunas ocasiones los dispositivos estáticos con componentes electrónicos como baterías pueden resultar tóxicos y generar complicaciones con el tejido humano que los rodea. Ahora, ya son muchos los investigadores que creen que los implantes blandos y flexibles abrirán en el futuro una nueva gama de tratamientos médicos. 

Los biosensores wearables pueden avisarnos de que estamos enfermando

“Los dispositivos implantables tradicionales están hechos de silicio o metal, pero los materiales biológicos como los hidrogeles son mucho mas suaves”, dijo el investigador Samuel Sia de la Universidad de Columbia a Abby Olena en The Scientist. Así, su equipo se volcó en desarrollar una micromáquina de este material, compuesto de cadenas poliméricas con alto contenido de agua -más del 90%-, que lo hace suave, flexible y altamente compatible con tejidos biológicos.

Durante 8 años este equipo de investigación desarrolló la técnica de este sistema bautizado como iMEMS y puso el foco de su esfuerzo en descubrir los materiales adecuados. Finalmente, los investigadores decidieron emplear hidrogeles a base de polietilenglicol (PEG), ya que son biodegradables y han sido aprobados por la FDA para su uso en dispositivos médicos.

Un microdispositivo ensayado para el cáncer de huesos

Un imán situado fuera del dispositivo hace girar un pequeño engranaje de accionamiento en el implante, cuya revolución completa hace girar otro de mayor tamaño en 60 grados, exponiendo uno de los seis depósitos potenciales de fármacos a una abertura, a través de la cual se puede liberar medicación al cuerpo.

Aunque no se trata de un robot en miniatura totalmente independiente ni autónomo, esta micromáquina es capaz de llevar a cabo su función dentro del cuerpo sin ningún contacto físico directo con el mundo exterior, a excepción de la presencia cercana de un solo imán.

En los ensayos con ratones criados para desarrollar cáncer de hueso -osteosarcoma-, los investigadores pudieron desencadenar la liberación de la medicación de la quimioterapia en el transcurso de 10 días.

La biopsia líquida lidera el ranking de tecnologías sanitarias emergentes

Los resultados mostraron que el uso del dispositivo con sólo el 10% dosificación regular de doxorrubicina fue más eficaz para detener el crecimiento tumoral y matar las células cancerosas que la quimioterapia convencional -con una reducción del 56% en las células cancerosas, en comparación con 39 y 19 por ciento que alcanzan respectivamente los tratamientos sistémicos de alta y baja dosis-.

Otra de las averiguaciones es que el dispositivo es menos tóxico para el sujeto que los tratamientos convencionales contra el cáncer. Por el momento, eso sí, los resultados solo se han comprobado en ratones, aunque la idea es que estas micromáquinas puedan ser desarrolladas y perfeccionadas en el futuro para liberar toda clase de medicamentos e incluso otras sustancias como la insulina. 

 

Vía | Science Alert

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.