Salud

¿A qué hora del día debes hacer deporte para dormir mejor?

¿A qué hora del día debes hacer deporte para dormir mejor?

Ahondamos en cuál es el momento idóneo del día para dormir mejor y alcanzar un sueño más profundo y reparador, algo que te resultará de especial interés si experimentas problemas de insomnio.

La práctica de ejercicio físico regular aglutina numerosos beneficios para tu salud: desde la disminución del estrés al control de peso o la prevención de enfermedades como el cáncer, los problemas cardiovasculares o la depresión.

11 consejos para dormir bien cuando hace calor

Una de sus ventajas más importantes es la transformación positiva de la calidad de tu sueño, ya que el deporte -sea cual sea, desde la natación al running, el yoga o las rutinas de gimnasio- te propicia un mejor descanso. Eso sí, es fundamental hacer deporte manteniendo una correcta alimentación, habiendo dormido a su vez lo suficiente y asegurando unos niveles óptimos de hidratación.

Ahora, la pregunta del millón: ¿a qué hora del día es mejor practicar deporte para obtener beneficios a la hora de dormir? 

Primera hora de la mañana: un sueño óptimo

Los entrenamientos matutinos son la mejor opción para dormir a pierna suelta esa noche, ya que practicar al amanecer tu deporte preferido provoca que duermas más horas, experimentes ciclos de sueño más profundos y pases hasta un 75% más de tiempo en las etapas de sueño más reparadoras que en el caso de aquellas personas que hacen ejercicio más tarde ese día. Además, si haces ejercicio al aire libre por la mañana, obtendrás la necesaria dosis diaria de luz solar, que puede ayudarte a regular tu ciclo de sueño y vigilia, en el que la melatonina juega un importante papel.

Ejercicio por la tarde: positivo para el insomnio

Si no tienes tiempo para acudir al gimnasio, practicar yoga o salir a correr cuando el sol despunta, no te preocupes. Hacer ejercicio por la tarde tiene ventajas tanto para tu rendimiento como para tu tranquilidad. Debido a que tu cuerpo está uno o dos grados más caliente por la tarde que a la hora de despertarte, tus músculos pueden trabajar de forma más eficaz, por lo que tienes menor riesgo de lesión y serás más hábil para completar movimientos complejos. 

Además, los entrenamientos por la tarde, especialmente los aeróbicos, pueden ayudar a superar el insomnio, causando que te quedes dormido más rápido y también que te despiertes con menos frecuencia durante la noche. Uno de los motivos principales es que el ejercicio aumenta la temperatura corporal durante aproximadamente cuatro o cinco horas, disminuyendo justamente cuando llega la hora de dormir.

La noche no la mejor opción para entrenamientos fuertes

Si realmente quieres dormir bien, lo más adecuado es evitar los entrenamientos extenuantes a última hora de la noche o justo antes de acostarse. El aumento de la temperatura corporal que acompaña a los entrenamientos de cardio, junto con su naturaleza estimulante, puede interferir con la hora de conciliar el sueño. Sin embargo, el yoga, el pilates y los estiramientos simples pueden ayudarte a relajarte y mejorar tu descanso.

Cabe destacar que los entrenamientos nocturnos no tienen el mismo efecto en cada persona, así que si no interfieren con tu sueño, entonces no hay necesidad de cambiar la rutina. Sin embargo, si padeces insomnio, no son recomendables.

Fuente | Sleep.org

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.