Salud

El mal uso de las toallitas húmedas nos sale caro: 200 millones de euros al año

El mal uso de las toallitas húmedas nos sale caro: 200 millones de euros al año

El mal uso de las toallitas húmedas tiene un coste económico de 200 millones de euros al año en España, además de conllevar graves problemas medioambientales y de gestión de agua y residuos, según revelan los expertos.

Tal y como han denunciado a Efe diversos expertos, el uso inadecuado de las toallitas húmedas pasa factura medioambiental (y económica) a España. Se gastan entre cuatro y seis euros por persona y año en términos de limpieza, según los datos aportados por el presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), Fernando Morcillo. La cifra se dispara en las ciudades con millones de habitantes y en el cómputo global, sobrepasa los 200 millones de euros anuales.

Los problemas son varios: por una parte, se incumplen los estándares de calidad por parte de la mayoría de fabricantes, ya que las toallitas deberían tener, al igual que sucede con el papel higiénico, fibras enlazadas de forma caótica para deshacerse. Con el fin de obtener mayores beneficios económicos y abaratar la producción, sustituyen la celulosa pura por una masa de residuos plásticos de tercera categoría. El resultado es que no son biodegradables, están humectados con productos químicos contaminantes y no se desintegran con facilidad.

Así es como hay que lavarse las manos para evitar enfermedades

Debido a que la gente hace un mal uso de las toallitas y las tira al váter, pueden generarse atascos en la red de alcantarillado, provocando vertidos de aguas residuales, como los recientemente vividos en Valencia y San Sebastián. Las marcas tienen una gran parte de culpa, ya que invitan al usuario a desecharlas por el inodoro, “pese a que ningún estudio avala que la infraestructura de saneamiento pueda asumirlo”, subraya Fernando Morcillo.

Otro error es el que cometen los supermercados, caracterizados por la falta de concienciación y la ubicación de este producto al lado del papel higiénico, contribuyendo de esta manera a su etiquetado y publicidad engañosa al describir las toallitas como “papel higiénico húmedo”. Así, se suman a bastoncillos de algodón, preservativos y tampones que la población tira erróneamente al inodoro, generando residuos negativos para las redes de saneamiento.

La solución pasa por crear un estándar de calidad necesario y campañas institucionales para alertar a los consumidores. El Grupo Parlamentario Socialista (GPS), con el respaldo de la OCU, ha presentado en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley que insta al Gobierno a lanzar una campaña en un plazo de seis meses para concienciar en torno al problema y fomentar un uso adecuado.

Por tu parte, recuerda que las toallitas húmedas no deben deben depositarse en el inodoro, sino en la basura o en los contenedores de reciclaje para papel. Ten en cuenta que el 95 % del papel higiénico se disuelve en agua en media hora pero, dos días después de tirar una toallita por el inodoro, apenas se ha disuelto el 36 % de su composición”, como señalaba la portavoz de Consumo del GPS, Begoña Tundidor.

Fuente | Efe Verde

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.