Salud

Por qué (y cómo) deberías luchar contra el desperdicio de alimentos

Por qué (y cómo) deberías luchar contra el desperdicio de alimentos

Un tercio de los alimentos se desperdician cada año delante de nuestras narices, razón de más para cambiar radicalmente nuestro consumo y tomar conciencia de un problema global que atenta contra la sostenibilidad del planeta.

Según los datos oficiales publicados por la Comisión Europea, en la UE se estima que el 20% del total de alimentos producidos se pierde o se desperdicia, mientras que 55 millones de personas no pueden pagar una comida de calidad cada dos días. Los datos son espeluznantes y a su vez, reflejan la revolucionaria capacidad de cambio del paradigma si se reorientase la producción y el consumo de comida a cotas más bajas, reduciendo el desperdicio a través de nuevas tecnologías como el Big Data o el Internet de las Cosas y explorando métodos de producción menos invasivos para el medio ambiente.

Pese a que los supermercados y establecimientos de hostelería y restauración también tienen su parte de culpa, al menos en la UE son los hogares los que generan más de la mitad del desperdicio total de alimentos -47 millones de toneladas-, mientras que el 70% de los desperdicios de alimentos se producen en el hogar, el servicio de alimentos y el comercio minorista. A nivel mundial, aproximadamente un tercio de todos los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia.

Cómo lo que comes daña al medio ambiente (y formas de evitarlo)

La diferencia entre los países industrializados y los países en desarrollo es que en estos últimos más del 40% de las pérdidas de alimentos acontecen después de la cosecha y durante el procesamiento, mientras que en el mundo desarrollado la misma cifra obedece al desperdicio minorista y al nivel de consumidor, que suele ignorar el gran papel que tiene en la reducción del desperdicio, permitiéndole ahorrar dinero y proteger al medio ambiente.

Algunos de los factores del desperdicio obedecen a los malentendidos sobre el etiquetado, los tamaños estandarizados de las raciones, los problemas de stock, la sobreproducción o falta de demanda, los daños a productos o embalajes, las promociones que conllevan exceso de gasto o preparación de comida y la mala planificación  a la hora de llenar la cesta de la compra. A todos ellos se une el peor de los factores: la falta general de conciencia sobre la magnitud del problema.

Cómo luchar contra el desperdicio mundial de alimentos

  • Compra solamente lo que necesites: ignora la compra impulsiva, planifica previamente tus comidas y revisa tu nevera y tu despensa con regularidad.
  • No adquieras demasiados productos de caducidad rápida: ten cuidado con la carne, los vegetales, el pescado o el marisco.
  • Almacena adecuadamente los alimentos. Aquí te contamos cómo ahorrar espacio en la nevera.
  • Diferencia entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente.
  • Congela a la temperatura adecuada los productos que requieran ser conservados en frío.
  • Calcula adecuadamente las cantidades de tus comidas para que no sobre demasiado. Si es así, consúmelas en la siguiente comida.
  • Coloca los alimentos más viejos delante de los nuevos.
  • Aprovecha y recicla los alimentos para otras comidas.

Compartimos contigo esta infografía de Acciona Sostenibilidad, la cual te resume estos valiosos consejos para que en tu hogar se desperdicie una cantidad mínima de alimentos. 

Por qué (y cómo) deberías luchar contra el desperdicio de alimentos

Infografía | Sostenibilidad

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.