Salud

Los mejores trucos para ejercitar y mejorar la memoria según Harvard

memoria

Con la edad la memoria tiende a fallar. Por ello, la Escuela Médica de Harvard ha revelado algunos trucos para ejercitar y mejorar nuestra memoria manteniendo una mente ágil.

A medida que envejecemos tendemos a volvernos más olvidadizos. No obstante, tener despistes de vez en cuando no es razón para alarmarse, y puede pasarnos a cualquier edad.

Por ejemplo, a la gran mayoría nos puede ocurrir que al entrar a una habitación se nos olvide la razón por la que íbamos en un principio. Esto es algo completamente normal, e incluso ha sido sujeto de estudios que lo han bautizado como el ‘efecto umbral‘.

¿Quieres poner en marcha tu cerebro cada mañana? Estos son los mejores desayunos

Sin embargo, si es cierto que con la edad la pérdida de memoria se acentúa a causa de cambios naturales en la estructura y funciones del cerebro. Estas modificaciones pueden ralentizar ciertos procesos cognitivos, dificultando ligeramente el aprendizaje y empeorando nuestra capacidad de retener conceptos e ideas.

Pese a este deterioro natural, si existen algunas estrategias para agilizar nuestra mente y mantenerlo joven. Se tratan de algunos trucos de la Escuela Médica de Harvard para ejercitar y mejorar la memoria.

Aprendizaje continuo

Google y Facebook están convirtiendo la IA en un duopolio

Los expertos mantienen que existe un vínculo entre un alto nivel educativo y un mejor funcionamiento de la mente a una avanzada edad. Así, afirman que es importante retar al cerebro con ejercicios mentales a lo largo de nuestra vida. Esta actividad no debe limitarse nuestro trabajo del día a día; lee, juega al ajedrez, aprende algo nuevo, haz puzzles o toca un instrumento nuevo. Así, en el ámbito laboral intenta ponerte nuevos retos ofreciéndote a colaborar en proyectos que exigen habilidades que no sueles emplear.

Usa todos tus sentidos

Al parecer, cuantos más sentidos emplees más se implicará tu cerebro para retener conceptos. En un estudio llevado a cabo en esta materia los participantes debían observar una serie de imágenes sin contenidos emocional, con la diferencia de que la primera vez las fotografías iban acompañadas de un olor, y la segunda vez no. Al enseñarles las imágenes de nuevo tenían más facilidad para reconocer las que habían observado junto al olor. Intenta hacer actividades que te obliguen a hacer uso de tus sentidos; por ejemplo, intenta adivinar los ingredientes de un plato a través del gusto y el olfato; apúntate a cerámica y disfruta del tacto y el olor de la arcilla.

Confía en ti mismo

feliz exitoso empresario

Una actitud positiva o negativa puede jugar un gran rol. Las personas que creen no estar en control de su memoria tienden a esforzarse menos para mejorarla y experimentan mayores perdidas. Si confías en que puedes mejorar tu memoria y realizas actividades para llevarlo a cabo, lograrás mayor agilidad mental.

Economiza tu energía mental

El cumpleaños de tu nieta puedes apuntarlo en el calendario, tus llaves puedes dejarlas siempre en el mismo sitio al llegar a casa y una lista de la compra será tu mejor aliado. No malgastes energía mental intentando recordar este tipo de detalles e inviértelo en aprender y retener nuevos conceptos importantes. Así, intenta ser más organizado para evitar distracciones y centrarte completamente en aquello que quieres recordar.

Repite lo que quieres recordar

Trucos sencillos para mejorar tu capacidad de memorización

Es muy beneficioso reproducir una información que acabamos de recibir con el fin de retenerlo mejor en nuestra memoria. Esto se puede poner en práctica de la manera más sencilla; por ejemplo, si acabas de conocer a alguien nuevo y tiendes a ser olvidadizo con los nombres, intenta hacerle alguna pregunta haciendo énfasis en su nombre. Apunta las cosas que creas que se te puedan escapar o repítetelas a ti mismo. Así, de nada sirve repasar mentalmente algo de golpe, y luego abandonarlo; en cambio, intenta revisar lo aprendido cada hora o cada dos horas, y luego cada día.

Así, también puedes probar algunos trucos y reglas mnemotécnicas, intentar consumir alimentos que mejoren la memoria más a menudo, e incluso hacer uso de la tecnología con apps para agilizar tu mente.

Vía | Harvard Medical School

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!