Salud

Los hábitos que debes adoptar para evitar el agotamiento laboral

trabajadora agotada

El agotamiento laboral es sinónimo de demasiado: se produce por una sobrecarga en el trabajo y provoca niveles elevados de estrés, causando un impacto en nuestra salud. Descubre algunos hábitos para evitar el ‘burnout’.

El burnout laboral, lo equivalente a estar quemado en el trabajo, es un síndrome del que padecen muchos empleados por sobrecargarse además de no lidiar con el estrés que aquello provoca.

Básicamente, hacer demasiado nos lleva a estar completamente agotados, reduciendo notablemente nuestra productividad y afectando negativamente nuestra salud.

Algunos síntomas del agotamiento laboral se manifiestan cuando hacer tareas que habitualmente nos resultaban sencillas se convierte en una agonía. La tentación de llamar a la oficina para pedir el día libre por enfermedad se vuelve cada vez más frecuente, y no es sorprendente ya que estar exhausto nos crea un malestar difícil de soportar.

Si sientes que no puedes con la carga de trabajo que afrontas a diario, los fines de semana se te pasan en un abrir y cerrar de ojos y sientes que ni el beso del príncipe azul de Blancanieves sería suficiente para despertarte cada mañana, probablemente seas víctima del burnout.

Combate la ansiedad con estas tres preguntas

Para recuperarse del agotamiento laboral no basta dormir la siesta un par de días seguidos e hibernar un fin de semana. Requiere tiempo y no sólo descanso, sino un cambio de hábitos.

Estas son algunas de las claves para combatir el agotamiento:

  • Silencio: Dale un descanso a tu mente, evita todo tipo de estímulos.
  • Nada: No hagas absolutamente nada que requiera un esfuerzo. Túmbate en un parque y mira las nubes pasar y adoptar distintas formas. Ponte cómodo y apaga el móvil.
  • Escribir: Es un método fantástico para desahogarnos, una técnica empleada por muchos para aliviar un mal día.
  • Interactúa: Saca tu mente a pasear, incluso sal de el. Habla con tus amigos, presta atención a lo que están haciendo con sus vidas y sobre todo, ríete.
  • Sentido: Encuentra motivos que le den sentido a tu vida. Es aconsejable ayudar a otros, por ejemplo apuntándote a un voluntariado.

Una vez te hayas librado del burnout, adopta estos trucos para evitar el agotamiento de nuevo:

  • Adiós ego: No eres el ombligo del mundo, las cosas pueden llevarse a cabo sin que estés en todo. Libérate de algunas cargas innecesarias.
  • Establece límites: Olvídate de comer pegado al ordenador, incluso intenta salir de la oficina para comer y date un paseo. Y de ninguna manera trabajes por la noche o en fines de semana, el trabajo no debe ser el único factor activo en tu vida.
  • Sé creativo: Abre un hueco para la creatividad. Ejercita el hemisferio izquierdo de tu cerebro aprendiendo a hacer algo nuevo o haciendo actividades artísticas.
  • Relájate: Siestas, paseos, baños, lectura en papel; haz cosas que te relajen.
  • Ejercita: Los deportes más recomendables para relajarse son el jogging, andar, nadar y hacer yoga. Pero lo más importante: respira.
  • Alegría: La risa es el mejor remedio, encuentra lo que te haga feliz y explótalo.

Vía | Inc.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Estudiante de Periodismo y Derecho en la Universidad Rey Juan Carlos, realizando una beca en Axel Springer conectada siempre con la actualidad e innovación!