Salud

Los españoles hemos evolucionado: somos más fuertes frente a las olas de calor

Un nuevo estudio científico muestra un aumento progresivo de la temperatura media de verano de 0,33ºC por década; y, por otro, una disminución gradual del riesgo de mortalidad relacionada con el calor durante el mismo período.

Será la ley de la evolución, será cosa de la costumbre o, simplemente, casualidad. Pero lo cierto es que las temperaturas de verano en España han aumentado en más de 1ºC desde 1980 debido al cambio climático. Y, en ese mismo período, las muertes relacionadas con el calor han disminuido.

Esta tendencia sugiere que la población española se ha adaptando al cambio, reduciendo su vulnerabilidad a las temperaturas del verano, según un estudio coordinado por el Instituto de Salud Global de Barcelona, ​​una institución respaldada por la Fundación Bancaria “La Caixa”, y publicado en PLoS Medicine.

Como decimos, los resultados de este análisis revelan dos tendencias opuestas: por un lado, un aumento progresivo de la temperatura media de verano de 0,33ºC por década; y, por otro, una disminución gradual del riesgo de mortalidad relacionada con el calor durante el mismo período. La confluencia de estas dos tendencias opuestas ha sido una ligera disminución en la mortalidad relacionada con el calor de alrededor de medio punto porcentual por década.

¿Hay relación entre las altas temperaturas y la tasa de suicidios?

“Se supone que el cambio climático irá acompañado de un aumento de la mortalidad relacionada con el calor, especialmente en lugares donde la edad media de la población está aumentando”, explica Hicham Achebak, autor principal del estudio e investigador de ISGlobal y del Centro para Estudios Demográficos (CED) en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). “En nuestro estudio, sin embargo, observamos que esto no ocurre necesariamente si, como en el caso de España, el aumento de la temperatura se ve compensado por un descenso sostenido y generalizado de la vulnerabilidad a las temperaturas moderadas y extremas”.

Según el investigador de ISGlobal Joan Ballester, autor principal del estudio, “nos estamos volviendo menos vulnerables al calor gracias a la adaptación de la sociedad a las altas temperaturas y también al desarrollo socioeconómico que hemos visto en las últimas décadas. Mejoras en el inventario de viviendas, la popularización del aire el condicionamiento, los avances en los servicios de salud y las campañas de concientización son factores que pueden haber contribuido a la tendencia que estamos viendo. Sin embargo, aún no sabemos si esta tendencia descendente continuará si el cambio climático se vuelve más intenso en el futuro “, recoge DICYT.

Las muertes por causas respiratorias son la única excepción importante a la tendencia general a la baja observada en la mortalidad relacionada con el calor y la vulnerabilidad a las altas temperaturas; ya que éstas han aumentado continuamente desde 1980, particularmente entre las mujeres. “Esta tendencia podría deberse al envejecimiento de la población y un aumento en la incidencia de ciertas enfermedades crónicas, entre otras cosas”, explica Hicham Achebak.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.