Salud

Los efectos sobre nuestra mente que tiene el ir a la playa

playa

El olor de la brisa marina, el tacto de la arena, el color azul que se extiende hacía el horizonte infinito, y el sonido de las olas rompiendo en la orilla…los efectos que tiene ir a la playa sobre nuestra mente lo convierte en una terapia inigualable.

No es de extrañar que muchos visualicen una playa al cerrar los ojos y pensar en un lugar relajante. Tampoco es raro que aquellos que se han criado en la costa sientan una fuerte nostalgia al mudarse a una ciudad lejos del mar, ansiando el momento de volver a respirar la brisa marina que parece sanar nuestros pulmones…y nuestra mente.

Existen estudios que revelan y explican los efectos que tiene ir a la playa sobre nuestra mente y, en vista a los resultados, parece que un fin de semana en la costa es una de las mejores terapias para nuestro cerebro.

Un paseo por la playa activa todos nuestros sentidos al máximo. Muchos identificaréis la confortadora sensación de abrir la ventana del coche oler el mar, de aproximarse a la costa y empezar a ver el intenso azul que parece extenderse hasta el infinito.

Se intensifica cuando ponemos pie sobre la playa y nos descalzamos para sentir como la arena se nos mete entre los dedos de los pies, mientras cerramos un segundo los ojos y apreciamos el sonido del mar rompiendo sobre la orilla o las rocas.

Esta es la canción más relajante del mundo, según un experimento científico

No solo nos relaja por que sea agradable, psicólogos y científicos son capaces de explicar por qué nos beneficia tanto mentalmente ir a la playa:

  • El sonido de las olas: El ritmo repetitivo y relajante de las olas rompiendo sobre la orilla podría compararse a un susurro que nos consuela diciéndonos que no tenemos que preocuparnos, una y otra vez, explica Orfeu Butxon de la Pennyslvania State University. El sonido puede ayudarnos a alcanzar un estado de meditación, clave para reducir el estrés y la ansiedad.
  • El color del mar: Los estudios sobre efectos que tienen los colores en nuestra mente siempre asocian el azul con la tranquilidad. “Mirar fijamente al océano realmente cambia la frecuencia de nuestras ondas cerebrales y nos introduce en un estado de meditación“, explica el psicólogo clínico Richard Shuster.
  • El olor del mar: Los iones negativos en la brisa marina relajan tu mente. Desde principios del signo pasado existen estudios que demuestran los efectos antidepresivos e los iones negativos, siendo además un tratamiento eficaz para aliviar los síntomas del trastorno afectivo estacional.
  • La arena en los pies: Lo mejor que puedes hacer para relajarte y estabilizarte mentalmente es dar un paseo por la playa. Andar descalzo es positivo para nuestro cerebro por dos motivos: para empezar en tus pies están algunos de los principales puntos de acupuntura; además, la tierra tiene carga negativa, así que no solo absorbemos los iones negativos cada vez que cogemos aire, también nos benefician con cada paso que damos

¿Sientes que padeces de los síntomas del burnout laboral? Tal vez todo lo que necesites sea apagar el móvil y pasar un fin de semana en la playa. No solo volverás más relajado y con la productividad cargada, el tono moreno también te favorecerá.

Vía | Inc.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.