Salud

Los dañinos efectos del uso de smartphones y tablets para nuestra columna vertebral

Ahora los jóvenes presentan lesiones en las manos parecidas a las de los músicos; otros comienzan a referir molestias en la cerviz similares a las descritas por los eruditos que pasaban todo el día en la biblioteca, malestar conocido como cuello de texto.

En el año 2000, una quinta parte de quienes empleaban tecnología por largos periodos padecían cervicalgia (dolor en cuello) por vicios de postura; para 2015 la cifra aumentó a más del doble: 42 por ciento. Una situación que ocurre porque al iniciar el siglo la gente tenía ordenadores de escritorio, mientras que hoy los dispositivos más populares son las tabletas, portátiles y smartphones, que obligan a adoptar posiciones poco naturales y dañinas.

Así lo aseguran investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes explican que el peso de la cabeza, que normalmente es de cuatro a cinco kilogramos, asciende a los 18 kilos con la inclinación a la que obligan los dispositivos, de hasta 30 o 45 grados.

Podemos pasar una jornada laboral entera frente al ordenador, con repercusiones mínimas si nos sentamos y tecleamos adecuadamente, pero hacerlo durante dos horas al día de forma incorrecta, se puede convertir en un problema de salud. Para evitarlo, se deben tomar medidas preventivas: colocar la parte superior del monitor a la altura de los ojos, disponer el teclado de manera que los codos formen un ángulo 90 grados al escribir y adquirir una silla giratoria con descansabrazos, reposapies y respaldo hasta el cuello, a fin de tener la columna vertebral recta.

Ejercicios sencillos para calmar el dolor de cuello en el trabajo

No obstante, apuntan los expertos, estas recomendaciones son imposibles de seguir con los nuevos dispositivos; el problema es que en aras de la portabilidad, los diseñadores han sacrificado la ergonomía y ello se ve en el alza de padecimientos musculoesqueléticos. Además, algunos estudios señalan que quien usa una PC con mala postura tarda un lustro en desarrollar el cuello de texto, mientras que quien utiliza una tablet o teléfono puede registrar manifestaciones clínicas desde el primer año de uso.

El cuello de lector

Las nuevas tecnologías han hecho que padecimientos que tradicionalmente atacaban a ciertas comunidades se desplacen a otros sectores. Ahora los jóvenes presentan lesiones en las manos parecidas a las de los músicos; otros comienzan a referir molestias en la cerviz similares a las descritas por los eruditos que pasaban todo el día en la biblioteca, malestar conocido como cuello de texto.

Hemos de recordar que los malestares en el cuello con frecuencia son intensos y para no agudizarlos quienes los experimentan suelen usar la parte más baja de la columna e inclinarse para no flexionar la parte dolorida, lo que forma una curvatura en la espalda que a la larga sólo agrava los problemas físicos. Ambas conductas repercuten en alteraciones que —como pasa con el cuello de texto— dan pie a contracturas y espasmos musculares.

*Vía: DICYT

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.