Salud

Los biosensores wearables pueden avisarnos de que estamos enfermando

Escrito por Marcos Merino

Una investigación de Stanford ha demostrado el potencial del uso de varios wearables para detectar alteraciones reveladoras de nuestro metabolismo.

Un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford pusieron recientemente a prueba varios modelos de wearables (en su mayor parte pulseras y smartwatches), capaces de detectar y avisar a su portador de que está enfermo incluso antes de mostrar síntomas. 60 personas participaron en el estudio, durante el cual pudo demostrarse que la toma de ‘medidas tendenciales’ (parámetros de referencia) cuando el usuario está sano, permite después utilizar los dispositivos para monitorizar las desviaciones con respecto a dichos parámetros, detectando así potenciales problemas de salud.

Michael Snyder, genetista y uno de los autores principales de la investigación, probó también estos wearables consigo mismo, y eso le permitió autodiagnosticarse la enfermedad de Lyme durante un viaje a Noruega, gracias a que el dispositivo detectó cambios en sus niveles de oxígeno, una leve alteración de su ritmo cardíaco y una ligera fiebre (una visita posterior al médico permitió confirmar dicho diagnóstico).

Durante la investigación, los científicos de Stanford descubrieron que varios de los dispositivos portátiles no eran realmente eficaces, y alguno de ellos ha llegado a ser retirado del mercado durante el transcurso del estudio. Sin embargo, los miembros del equipo están ahora convencidos de los wearables pueden llegar a ser ser de gran ayuda en el campo de la medicina, si bien pueden no ser aptos para el público general, que no está preparado para interpretar correctamente toda la información que proporcionan. Esto, temen, podría dar lugar a autodiagnósticos erróneos y preocupaciones innecesarias.

Sin embargo, están convencidos de que en unos años resultarán fundamentales para detectar la aparición temprana de síntomas, así como para vigilar de cerca a pacientes de las enfermedades crónicas más peligrosas. En palabras de Snyder, “una forma de verlos es como el equivalente a termómetros orales, pero unos que nos están midiendo a todas horas“.

Vía | Universidad de Stanford
Imagen | Steve Fisch

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.