Salud

Lo dice la ciencia: la música navideña es mala para la salud

canciones navideñas perjudican salud

La música navideña es mala para la salud, según la ciencia. Una exposición prolongada a estos ritmos puede derivar no sólo en aburrimiento, sino en angustia y estrés.

Diciembre es oficialmente el mes de la Navidad. Ya son cada vez menos los que se esperan tan sólo a las fiestas a poner sus adornos por toda la casa o escuchar los primeros villancicos.

Desde primeros de diciembre todo a nuestro al rededor es espíritu navideño. Pero, aunque estas fechas son ideales para sentirse alegre y en paz, la ciencia parece que no está del todo de acuerdo. Según algunos estudios la música navideña podría resultar perjudicial para la salud.

Y es que la comunidad científica ha alertado que si bien el primer contacto con villancicos y panderetas puede llevarnos a la alegría, de ésta no queda nada si nos exponemos de manera prolongada a este tipo de canciones. Una escucha continuada de música navideña puede llevarnos a sensaciones de angustia y estrés.

Y es que del paso de la nostalgia y el espíritu navideño que sentimos con las primeras veces, tras la repetición de temas navideños se impone un sentimiento negativo.

Concretamente, lo que sucede es que el cerebro se satura y comienza a desencadenar respuestas negativas. Así lo indica la psicóloga clínica Linda Blair, que describe cómo la música navideña puede ser mentalmente agotadora.

5 buenas razones para escuchar música en tu espacio de trabajo

Si ya es la vigésima vez que escucha Santa is coming to town o El tamborilero de Raphael se pone en bucle, lo único que hará su cerebro es pensar en todos los gastos e imposiciones que estas fechas conllevan. Es decir, su cabeza comienza a reforzar el estrés en lugar de intentar aliviarlo.

Para terminar con este efecto negativo de la música navideña y poder disfrutar de las fiestas como merece, es obvio que toca cambiar la música frecuentemente para que tu mente no se aburra.

Evita dejar una y otra vez las mismas canciones durante toda las vacaciones, varia las listas de reproducción y, sobre todo, mantén el volumen bajo control. Así evitarás que las canciones navideñas resulten malas para la salud.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.