Salud

Las bebidas energéticas pueden causar efectos secundarios en los jóvenes

Según un estudio reciente las bebidas energéticas pueden tener un impacto negativo en la salud de los jóvenes. Los resultados mostraron que más del 50% de los casos estudiados sufrió síntomas como dolor en pecho, vómitos e incluso convulsiones.

El sector de las bebidas energéticas lleva años consolidándose en el mercado. Llegaron a Europa en torno a 1987 y desde entonces el boom ha sido imparable.

En Estados Unidos, solo en 2006, surgieron 500 nuevas marcas y según datos de la The European Food Safety Authority, la agencia de la Unión Europea encargada de velar por la seguridad en cuestión de alimentos y bebidas, se estima que alrededor del 30% de los adultos el  68%  de adolescentes y el 18%  menores de 10 años consume este tipo de bebidas.

Descubre la cantidad de cafeína que contienen estas bebidas

Si bien por el momento este sector no se ha visto sometido a normativas de prohibición o restricción por parte de las autoridades, este cerco podría hacerse cada vez más estrecho en relación con las nuevas posturas que desde la comunidad científica se han lanzado sobre las bebidas energizantes.

Según apunta un estudio elaborado por científicos de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá,  las bebidas energéticas causan efectos secundarios negativos en la mitad de los jóvenes que las consumen.

Ahora desde la comunidad científica se demanda una mayor restricción  en la venta de este tipo de bebidas a menores de 16 años después de que los resultados obtenidos demostraran que el 55 % de las personas de entre 12 y  24 años  estudiadas reportaron impactos negativos en la salud, incluyendo convulsiones.

Bebidas isotónicas para deportistas, ¿sirven para algo?

La investigación se basó en la entrevista y estudio de 2.055 jóvenes sobre la frecuencia con la que estos consumían bebidas energéticas como Red Bull o Monster, líderes del mercado.

Así, según los datos obtenidos, el estudio encontró que casi una cuarta parte de los que habían consumido estas bebidas habían experimentado un latido cardíaco acelerado o dificultades para dormir. Un 0,2 % incluso afirmó haber sufrido convulsiones.

Además, el 18.3 % experimentó dolores de cabeza, el 5.1% informó de náuseas, vómitos o diarrea, mientras que un 3.6 % reportó  haber sufrido dolores en el pecho.

En cuanto a los datos más significativos cabe destacar que estos síntomas se dieron a pesar de que la “gran mayoría” de quienes  los experimentaron habían consumido cantidades inferiores al máximo recomendado, situado en dos bebidas de este tipo.

Así es como el alcohol daña las células madre y puede causar cáncer

“Por el momento, no hay restricciones para los niños que compran bebidas energéticas, y se comercializan en el punto de venta en las tiendas de comestibles, así como en publicidad dirigida a niños”, comenta David Hammond, profesor principal del estudio quien alerta de que los hallazgos sugieren una necesidad de aumentar la vigilancia de los efectos en la salud de estos productos”.

El riesgo mayor radica en que este tipo de bebidas podrían ser potencialmente más peligrosas que otras bebidas con cafeína debido a la forma en que se consumen. Gran parte de la sociedad las consume mezcladas con ciertos tipo de de alcohol exponiéndose a riesgos mayores que con el resto de combinados. Y es que según las investigaciones, el efecto energizante enmascara la ebriedad y el consumidor es capaz de beber más alcohol antes de encontrarse mal.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.