Salud

Las 11 comidas más raras del mundo: cerebro frito, araña crujiente o embriones

La comida más rara del mundo

¿Te atreverías a comer caviar de insectos, un pulpo vivo o vísceras de oveja envueltas en su propio estómago? Repasamos cuáles son las comidas más raras del mundo. ¡Y no todas tienen una pinta excelente!

A lo largo y ancho de nuestro planeta existen rarezas gastronómicas de toda índole. Al igual que de cerca, nadie es normal, lo mismo se aplica a la comida: tu plato puede parecerle una atrocidad o generar disgusto, grima o reticencia a personas de otros puntos del globo, mientras que a ti te parece aberrante que en Vietnam la carne de perro se considere una delicia, que en México, Tailandia o Japón los insectos estén totalmente integrados en la dieta o que en Cerdeña se deguste queso surcado de gusanos.

15 alimentos prohibidos en varios países del mundo

Si en otro momento repasábamos cuáles eran las prohibitivas comidas más caras del mundo, hoy le toca el turno a los alimentos y platos más raros, extravagantes y sorprendentes de la Tierra. Si eres de estómago sensible, deja que la fantasía de estos nuevos sabores se quede solamente en las fotos. Y si eres un viajero empedernido o un gourmet curioso, ve sacando cuchillo y tenedor.

Fugu de Japón

Crédito | Pangamut

La mayoría de las personas no consideran que la posibilidad de la muerte les sobrevenga mientras mastican su plato del mediodía, pero si comes fugu, la Parca puede esconder su guadaña detrás de tus bocados. Fugu es la palabra japonesa que designa al pez globo y al plato típico a partir de su carne. Es mortalmente venenoso debido a su tetrodotoxina, por lo que exige un entrenamiento profesional y una cuidadosa preparación, estrictamente controlada por las leyes niponas.

Se sirve especialmente como sashimi y chirinabe y puede encontrarse asado a la parrilla o en guisos y aunque muchos consideran el hígado como la parte más sabrosa, también se trata de la más venenosa -este órgano no puede servirse en restaurantes desde 1984-. Se dice que solamente un ejemplar de este pescado contiene suficiente veneno para matar a 30 personas. 

Araña frita de Camboya

Las 11 comidas más raras del mundo: sándwich de cerebro frito o tarántula

Si tienes aracnofobia, es posible que la fotografía te de escalofríos. No obstante, debes conocer que en Camboya es toda una exquisitez y de forma más concreta, es toda una especialidad en la ciudad de Skuon, donde estas tarántulas suelen cocinarse fritas en aceite de ajo para que queden crujientes por fuera y pegajosas por dentro.

El origen del plato podría ser el brutal reinado del Khmer Rouge, cuando los aldeanos tuvieron que encontrar fuentes alternativas de alimentos que proporcionasen proteínas. Si esta delicia local no te asusta, las buenas -o malas- lenguas afirman que su sabor es bastante agradable, parecido a una mezcla entre pollo y bacalao, pero con ocho peludas patas.

Patas de gallina de China

Comida rara del mundo

Crédito: Trajinando por el mundo

Entre los productos manufacturados más populares del país asiático destaca un snack que puede no hacerte demasiada gracia: se trata de las patas de gallina, que existen tanto en versión fast food como hervidas, marinadas a la barbacoa o servidas en forma de sopa. No en vano un famoso dicho reza que en China se comen cualquier cosa con patas excepto las mesas.

Balut de Filipinas, China, Camboya y Vietnam

Las 11 comidas más raras del mundo: cerebro frito, araña crujiente o embriones

Probablemente, el plato más escalofriante del listado. Un balut (o Hột vịt lộn en vietnamita. que significa “envuelto”) se trata de un huevo de pato ya fertilizado con su embrión dentro que se cuece al igual que un huevo cocido. Ver la cabeza del pato o la forma completa del animal dentro de la cáscara no implica que este plato sea considerado una delicia en Asia, además de muy valorado por su elevado contenido en proteínas.

A nivel popular, existe la creencia de que este plato es un afrodisíaco y que funciona como tónico. Se sirve acompañado de alcohol como cerveza, se vierten granos de sal mientras se come y se añade chili o vinagre. Los huevos se preparan cocidos con los fluidos internos para que el caldo interno sea absorbido antes de ingerir la parte interna.

Haggis de Escocia

Los platos más raros del mundo

Crédito | Jonathunder

Considerado el plato nacional de Escocia y consumido de forma tradicional en la cena para conmemorar al poeta Burns cada 25 de enero, esta mezcla incluye corazón de oveja, hígado y pulmones, cebolla, avena, especias y caldo, todo ello envuelto en el propio estómago del animal. De hecho, se recita el poema Address to a Haggis, que comienza: Fair fa’ your honest, sonsie face, Great chieftain o’ the puddin-race! Aboon them a’ ye tak your place…

Este guiso originario se empezó a elaborar para aprovechar las vísceras restantes de la oveja que no se consumían habitualmente. A su alrededor sobrevuelan desde prohibiciones como la mantenida desde los 70 en Estados Unidos -ya que el haggis contiene entre un 10% y un 15% de pulmón de oveja, lo que prohibe su entrada en el país- o los mitos humorísticos que relatan los escoceses a los turistas sobre un hipotético animal del que proviene el plato. ¿Te atreverías a hincarle el diente?

Sannakji de Corea del Sur

Las comidas más raras del mundo

Flickr: LWYang

Una delicia en tierras surcoreanas que puede que no te haga demasiada gracia, ¡ya que está vivo! Se trata de una variedades más famosas de hoe, o plato crudo, de la gastronomía de este país asiático. Consiste en nakji (낙지, un pulpo pequeño) vivo que cortado en pequeños pedazos y que se sirve inmediatamente, normalmente condimentado con sésamo y aceite de sésamo. Los trozos de nakji suelen seguir retorciéndose en el plato, aunque en algunos lugares se sirve entero.

Además de las reticencias que este octópodo puede suscitar, cabe destacar que tiene un elevado riesgo de asfixia, porque las ventosas de los tentáculos retorciéndose pueden adherirse a las paredes de la garganta y provocar atragantamientos, ahogo e incluso la muerte. Es por ello que los expertos recomiendan a los comensales masticarlo bien antes de degustarlo. ¿No es una aventura macabra?

Escamoles de México

Escamoles mexicanos

Si en la foto aprecias una ensalada o tal vez un risotto, craso error. Los escamoles, también conocidos como caviar de insectos, son la cumbre la cocina mexicana, deben su origen al imperio azteca y están elaborados a base de larvas de hormigas, procedentes de raíces de las plantas de maguey y agave. Suelen prepararse con mantequilla o fritas, destacan por su textura crujiente y tienen un sabor ligeramente a nuez. ¿Te meterías una cucharada en la boca?

Hakarl de Islandia

Comida más rara del mundo

Fuente | Chris 73

Lo que ves curándose no son jamones, sino tiburones procedentes de Groenlandia y que en su modalidad fresca, resultan venenosos. Se fermentan y se descomponen, por lo que paradójicamente resultan comestibles al pudrirse. Eso sí, el sabor es fétido y tiene un regusto parecido al amoníaco, algo que provoca que la mayoría de los comensales vomiten involuntariamente al catarlo por primera vez. Mucha gente se tapa la nariz. Se sirve generalmente cortado en cubitos de color marrón de uno o dos centímetros y acompañado de un aguardiente típico denominado brennivín

Los islandeses pueden comer su Hakarl durante todo el año, y el pescado podrido se almacena, envasado al vacío, en los supermercados normales. El proceso de elaboración es tedioso, ya que por su fuerte olor se mete en un hoyo en el suelo, alejado de las zonas habitadas y permanece cubierto de piedras durante mes y medio si es verano o tres meses si es invierno. Después, como se aprecia en la imagen, se seca durante tres o cuatro meses.

Sándwich de cerebro frito de Estados Unidos

Las comidas más raras del mundo

Si pensabas que era un pepito de ternera o de lejos, un bocadillo de tortilla, nada más lejos de la realidad. En algunas zonas de Estados Unidos como el valle del río Ohio, este curioso sándwich aún se encuentra en el menú: nada más y nada menos que sándwich de cerebro frito, con restos de sesos habitualmente de cerdo servido acompañado de mostaza y cebollas en vinagre.

Jugo de ojo de oveja de Mongolia

Las comidas más raras del mundo

Si estabas buscando desesperadamente una excusa para no beber alcohol, esta es perfecta. En Mongolia la cura tradicional para la resaca -avisamos, no es broma- se trata un vaso lleno de zumo de tomate, vinagre y ojos de ovejas, presumiblemente lleno de vitaminas y solo apto para los estómagos y paladares más valientes. ¿Te atreverías?

Huevo centenario de China

La comida más rara del mundo

Lo que puedes apreciar en la foto se trata de un huevo centenario, una delicatesen propia de China: son negros por dentro y se conservan a lo largo de varios meses en una mezcla de arcilla, cenizas y cal. Desprenden un fuerte olor a amoníaco y azufre y se prepara preservando un huevo de pato, pollo o codorniz, el cual a medida que pasa el tiempo la yema se va tornando de color marrón con tonos verdosos, el aroma que desprende recuerda al de un queso fuerte.

La textura del huevo es gelatinosa y se degusta a modo de aperitivo acompañado de raíz de jengibre, mientras que en Shanghai lo preparan junto con el tofu, en Taiwán es popular junto con el Katsuobushi, la salsa de soja y el aceite de sésamo, mientras que en otros lugares se devora acompañado de cerdo picado.

Queso con gusanos de Cerdeña

Las comidas más raras del mundo

Ni siquiera todos los adeptos de los quesos más fuertes del mercado son capaces de mordisquear este lácteo proveniente de la isla italiana de Cerdeña y llamado Casu Marza, denominado también en sardo casu giampagadu, casu fràzigu, casu modde, casu becciu, casu fattittu’, cassu ‘attu, casu cundítu, o en italiano formaggio marcio. Se trata de un queso de leche de oveja blando y descompuesto que sirve de casa para las larvas de la mosca del queso.

Lo peor no es atreverte a catar su fuerte sabor, sino apreciar cómo esos insectos deliberadamente introducidos en el queso descompuesto se mueven: pueden saltar hasta 15 centímetros y por supuesto, acaban en tu boca. La finalidad de esta larva es producir nivel más acusado de fermentación y la rotura de los ácidos grasos.

Fuentes | Reader´s Digest/Telegraph/Skyscanner

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.