Salud

La OMS reconoce la adicción a los videojuegos como enfermedad: por qué es importante

La Organización Mundial de la Salud ha recogido la “adicción a los videojuegos” en su 11ª Clasificación Internacional de Enfermedades. Eso sí, simplemente jugar a videojuegos no es lo que lo convierte en un trastorno mental; te contamos los síntomas según la OMS.

Padres y madres por todo el mundo preocupados por que sus hijos pasen más tiempo pegados a una pantalla que dando patadas a un balón, jugando al escondite o saltando a la comba como hacían ellos en sus tiempos jóvenes ya tienen un motivo más para desenchufar el cable del ordenador: la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recogido la adicción a los videojuegos como un trastorno mental.

Ante la creciente popularidad de juegos como Minecraft o Fortnite, entre muchos otros, se había planteado en múltiples ocasiones la necesidad de incluir el uso adictivo de juegos en su Clasificación Internacional de Enfermedades, y así lo ha hecho en su 11ª edición. Pero ojo, pese a que son muchos los expertos en videojuegos, con 2 billones de personas jugando habitualmente a nivel mundial, tan solo un 3% de la población padece este trastorno mental.

Y es que, según la clasificación de la OMS, la adicción a los videojuegos tan solo se considerará una enfermedad cuando se den tres síntomas. El primero es que el comportamiento adictivo sea tan extremo que el juego cobre más importancia que el resto de actividades en la vida del paciente, llegando a quedar excluidas. Este requisito también debe concurrir con una falta de control de este comportamiento, incluso cuando empiecen a manifestarse las consecuencias negativas. Por último, el desempeño social, familiar, educacional o profesional del sujeto debe verse gravemente afectada, ya sea por falta de sueño, mala alimentación o escasa actividad física.

Además, el comportamiento adictivo de dichas características debe perdurar en el tiempo durante un periodo de al menos 12 meses para que pueda considerarse un trastorno mental.

Aún no está oficialmente establecido cuál será el tratamiento para paliar la adicción a los videojuegos, pero algunos expertos en salud mental apuntan a que se asemejará a una terapia cognitiva conductual. El paciente debe contar con otros tratamientos psicosociales, como apoyo social y familiar.

Por qué es importante este reconocimiento

Mientras que muchos psicólogos y psiquiatras están contentos con el diagnóstico, apuntando a que ha tardado demasiado tiempo en llegar, otros no están de acuerdo con que la adicción a los videojuegos esté recogida en la ICD-11.

Es un poco prematuro para etiquetar esto como un diagnóstico“, explicó el psicólogo Anthony Bean a CNN, que tiene experiencia con pacientes de entre 11 y 36 años que creen tener una adicción a los videojuegos. Sin embargo, considera que en la mayoría de las ocasiones las personas usan los juegos como un mecanismo de apoyo para lidiar con ansiedad o depresión. “Cuando tratas la ansiedad o la depresión,la práctica del juego disminuye significativamente“.

Así, también se tratan de unos síntomas “muy generales“, según Bean, a quién le preocupa que los psicólogos que no sean expertos en la materia realicen un diagnóstico demasiado subjetivo.

La industria de los videojuegos moverá 1.067 millones de euros en España para 2021

No obstante, pese a que ahora pueda considerarse algo prematuro, la OMS espera que incluirlo en su clasificación fomente la investigación, colaboración y debate en torno al tema. Con un mayor conocimiento del tema los médicos podrán detectar el problema correctamente, incluso en fases tempranas, y redirigir al paciente a un experto en la materia para su correcto tratamiento, ya sea curativo o preventivo.

Hay personas que han perdido su trabajo o echado a perder sus relaciones personales por no poder separarse del mando de la consola o del ratón del ordenador y, pese a ser acontecimientos puntuales, incluso se han registrado muertes por agotamiento frente a la pantalla. Ante tales hechos parece imprescindible incluir unas pautas para que los médicos puedan ofrecer un tratamiento adecuado al paciente.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.