Salud

La falta de sueño puede producir ansiedad y depresión, según la ciencia

falta de sueño producir ansiedad

Una investigación demuestra cómo la falta de sueño podría producir ansiedad o depresión. Según los resultados, las personas insomnes tienden a presentar una menor capacidad de desconexión ante los pensamientos negativos recurrentes que causan tristeza y estrés.

Son ampliamente conocidos los beneficios que reporta una buena rutina de sueño. Dormir nos ayuda a regenerar nuestro cuerpo del desgaste diario y a combatir el deterioro neuronal.

Estudios ya han demostrado como las falta de sueño puede producir problemas cardiovasculares, neuronales e incluso diabetes, una investigación reciente parece indicar que dormir pocas horas puede producir ansiedad y depresión.

Y es que según informa Science Daily, las personas insomnes son menos capaces de desconectarse de las emociones negativas y de abordar los malos pensamientos, en comparación con aquellas que sí son capaces de dormir al menos 8 horas diarias.

Llevado a cabo por la Universidad de Binghamton, en el estado de Nueva York,  el estudio analizó a 52 adultos aquejados de lo que se suele conocer como  “pensamiento negativo recurrente“,  y que se trata de una especial tendencia hacia pensamientos que causan tristeza, ansiedad y estrés. Las personas con este tipo de conducta, suelen presentar menor capacidad de desconexión hacia cierto tipo de imágenes negativas.

8 hábitos comunes que deberías dejar de hacer para dormir bien

Durante la investigación, los patrones de sueño de los participantes fueron determinados mediante entrevistas y se monitorizaron sus movimientos oculares mientras se les mostraban imágenes neutrales o destinadas a desencadenar una respuesta emocional.

Los investigadores descubrieron que las interrupciones regulares del sueño se asocian con la dificultad de desviar la atención de la información negativa. Esto podría significar que el sueño inadecuado es parte de aquello que provoca que los pensamientos intrusivos negativos se queden e interfieran con la vida de las personas.

“Esto es novedoso ya que estamos explorando la superposición entre las interrupciones del sueño y la forma en que afectan estos procesos básicos que ayudan a ignorar esos pensamientos obsesivos negativos“, comenta la psicóloga Meredith Coles, una de las principales autoras del estudio.

8 secretos para dormir bien revelados por un científico del sueño de Harvard

Tras estos resultados, los investigadores siguen explorando este descubrimiento, evaluando cómo el momento y la duración del sueño también pueden contribuir al desarrollo o mantenimiento de los trastornos psicológicos.

Ya que si sus teorías son correctas, su investigación podría permitir a los psicólogos tratar la ansiedad y la depresión cambiando los ciclos de sueño de los pacientes a un tiempo más saludable o haciendo que sea más probable que un paciente duerma cuando se acueste.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.