Salud

La contaminación atmosférica aumenta el riesgo de demencia, según un estudio

Esta app te dice cuántos cigarros fumas sin querer al salir a la calle

El riesgo de padecer demencia puede aumentar debido a la contaminación del aire, según un nuevo estudio. Las personas mayores de 50 años en áreas con alto óxido de nitrógeno en el aire han mostrado un 40% más de posibilidades de desarrollar demencia.

Una nueva investigación evidencia que la contaminación del aire puede aumentar considerablemente las probabilidades de tener demencia. Además, se ha demostrado que las personas con más de 50 años que viven en sitios con niveles altos de óxido de nitrógeno tienen un 40% más de riesgo de sufrir demencia que aquellos que viven en lugares menos contaminados.

Aunque no se puede demostrar que expresamente la contaminación sea el principal causante de la demencia, es cierto que el vínculo entre la contaminación y la enfermedad no se puede explicar con ningún otro fenómeno, por tanto la investigación es concluyente.

La contaminación afecta a las placentas de las madres, según un estudio

Es la primera vez que un estudio relaciona el aire tóxico con enfermedades neurodegenerativas, y según afirma uno de los investigadores “creo que ahora tenemos suficiente conocimiento para agregar la contaminación del aire a la lista de factores de riesgo para la demencia. Nuestros cálculos sugieren que eleva el riesgo en un 7%, por lo que en términos matemáticos serían aproximadamente 60.000 casos del total de 850.000 casos de demencia en el Reino Unido.”

Además de este estudio, en China otra investigación sostuvo recientemente que el aire sucio reducía el nivel de inteligencia notablemente, según informa The Guardian.

¿En qué consiste el estudio?

calcular años de vida saludable

Se utilizaron estimaciones de los niveles de contaminación atmosférica y acústica en Londres, y se relacionaron con la salud de 131.000 pacientes de entre 50 y 79 años. Se hizo un seguimiento de su salud durante 7 años, periodo en el cual un 1,7% de los pacientes fue diagnosticado con demencia.

A través de los códigos postales de sus viviendas se estimó la exposición de cada paciente al aire tóxico durante el día.

La profesora de salud ocupacional y ambiental en la Universidad de Manchester Martie Van Tongeren, quien ha seguido este estudio, se muestra conforme con los resultados del mismo:

“Existe un creciente cuerpo de evidencia del vínculo entre la contaminación del aire y la salud cerebral, incluida la demencia y el Alzheimer. Este estudio se suma a este conjunto de pruebas y encaja con algunos de los estudios previos. Como la mayoría de las personas en el Reino Unido viven en áreas urbanas, la exposición a contaminantes del tráfico y otros contaminantes del aire es omnipresente. Por lo tanto, incluso un aumento relativamente pequeño en el riesgo dará lugar a un gran impacto en la salud pública”, ha expresado la profesora a The Guardian.

El jefe de asuntos públicos del Reino Unido para ClientEarth Simon Alcock ha expresado su preocupación frente a esta situación:

“La contaminación del aire está dañando nuestra salud desde el útero hasta la vejez. Es inaceptable en 2018 que las personas arriesguen la demencia solo con la respiración”, afirma Alcock.

¿Hay una solución?

coches-electrcios-consumo-electrico-300-veces-superior

Los vehículos son los principales causantes de la contaminación en las ciudades, por eso el activista de la contaminación del aire en Friends of the Earth tiene claro cuál es la solución: “Se necesita una mayor inversión en alternativas a los vehículos de motor, como una infraestructura de ciclismo más segura y un transporte público económico y conveniente.”

Ahora que sabemos la relación existente entre la contaminación del aire y el riesgo de sufrir demencia a causa de este, podemos sumarlo como un motivo más para utilizar vehículos más respetuosos con el medio ambiente y con la salud humana, y así reducir el aire tóxico que inhalamos cada día y que se ha instalado en las calles de todas las ciudades.

Vía | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández