Salud

La clave para vivir más y mejor

Escrito por Lara Olmo

Muchos profesionales con cierto bagaje a sus espaldas están deseando jubilarse para no hacer nada y no volver a trabajar. Pero retirarse de la vida laboral no tiene por qué ser sinónimo de parón; de hecho, quienes tienen una vida larga y plena no lo recomiendan.

El médico japonés Shigeaki Hinohara llegó a los 105 años de edad pero lo más sorprendente no es que alcanzara tan alta cifra sino que estuvo trabajando hasta pocos meses antes del día de su muerte, el pasado 18 de julio.

Para él, el truco para vivir una vida más larga era trabajar para siempre. Pero esto a más de uno le puede sonar decepcionante, e incluso una excusa para justificar que dentro de unos años la edad de jubilación llegará, como poco, a los 70.

Sin embargo, se puede sacar otra lectura de la filosofía de Hinohara  si queremos mucho y además exprimiendo cada día. Cuando este longevo médico decía que no dejáramos de trabajar nunca, en realidad se refería a mantener la mente activa en algo que nos guste y nos haga sentir productivos y válidos, el mayor tiempo posible

Cuando llega el retiro muchos piensan en dedicar los días descansando, viajando o simplemente no haciendo nada. Incluso hay quien decide adelantar su jubilación para lograr antes este objetivo.

Esto a los 65 años puede estar bien, pero pasado el tiempo (los años), no es recomendable estar parado, física pero sobre todo mentalmente hablando. La ciencia también respalda estas teoría: el retiro absoluto durante un tiempo muy prolongado aumenta las probabilidades de sufrir problemas de salud y un detrimento de las habilidades cognitivas.

La jubilación puede concebirse como el momento de empezar algo nuevo, algo que hasta ese momento, por cuestiones personales o profesionales, no hayamos tenido tiempo de afrontar. O incluso para seguir haciendo aquello que hacíamos antes si nos apasionaba.

Hay ejemplos de profesionales que parece no que no lo van a dejar nunca (inversores, actores, cantantes, artesanos…) y es porque son felices haciendo lo que hacen.

Si estás pensando en adelantar tu jubilación, lo mejor es que antes te pares a pensar en los motivos que te llevan a hacerlo. Si no eres feliz en tu trabajo, puede que la solución no sea retirarse, sino reciclarte y buscar aquello que te hace feliz en otra parte. El retiro no tiene por qué ser ese momento de la vida en el que empezar a hacer lo que nos gusta; sólo es cuestión de proponérselo.

 

 

Vía | Inc

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.