Salud

5 minutos de exploración de cuello pueden identificar la demencia 10 años antes

5 minutos de exploración de cuello pueden identificar la demencia 10 años antes

Según una reciente investigación, un examen de cuello de cinco minutos de duración podría predecir el riesgo que tiene una persona de desarrollar demencia diez años antes de que aparezcan los primeros síntomas.

La ciencia revela avances interesantes para predecir la aparición de la demencia senil. Pronto podría asentarse una prueba rutinaria centrada en analizar el pulso de los vasos sanguíneos en el cuello, según un estudio realizado por científicos de la University College London (UCL), quien presentó su trabajo en la publicación científica anual de la American Heart Association. conferencia.

En la investigación, un grupo de casi 3.200 pacientes con edades comprendidas entre los 58 y 74 años se sometieron a ultrasonidos en el cuello en 2002, antes de que sus funciones cognitivas fueran monitoreadas durante hasta 14 años, de 2002 a 2016. Los resultados revelaron que aquellas personas con un pulso más intenso e irregular tenían hasta un 50% de posibilidades de padecer deterioro cognitivo en el futuro, debido a los mayores daños producidos por la fuerza con la que la sangre viaja al cerebro.

Francia está diseñando un pueblo para personas con Alzheimer

Es habitual que los pulsos se vuelvan más intensos cuando las arterias cercanas al corazón se desgastan, generalmente debido a factores relacionados con el estilo de vida como la mala alimentación, el consumo de alcohol, el tabaquismo o el uso de drogas. “Si es posible detectar el riesgo en personas de mediana edad, realmente es posible impulsar que cambien su estilo de vida” reveló el doctor Scott Chiesa, investigador postdoctoral de la UCL. “Lo que es bueno para las arterias es bueno para el cerebro”, concluyó en un resumen de sus hallazgos. “La demencia no es una causa inevitable del envejecimiento. La forma en que vives tu vida tiene un impacto real en la rapidez con que tu condición puede disminuir”.

Si los hallazgos son confirmados por estudios más amplios, sería posible mejorar con creces la capacidad de detectar la demencia en la mediana edad, vinculando el daño a las arterias y el flujo sanguíneo más agresivo e irregular con el incremento de posibilidades de padecer deterioro cognitivo. Teniendo en cuenta que según datos de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 50 millones de personas padecen demencia en todo el mundo, y se prevé que las cifras aumentarán a 152 millones para 2050.

Los hallazgos de la investigación se han recibido con optimismo y cautela por parte de las principales organizaciones relacionadas con la demencia. “Obtener un diagnóstico de demencia puede llevar mucho tiempo y resultar bastante frustrante para muchas personas, por lo que resulta prometedor que se estén desarrollando los primeros indicadores de deterioro cognitivo”, afirmó Paul Edwards, Director de Servicios Clínicos de Dementia UK.

Fuente | Telegraph

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.