Salud

Ibuprofeno vs Paracetamol: qué es mejor tomar y por qué no conviene abusar de estos medicamentos

Hoy en día tenemos acceso a muchas medicinas sin necesidad de receta médica. Pero esto no quiere decir que podamos comprar y tomar pastillas sin la supervisión de un especialista. El paracetamol y el ibuprofeno son dos claros ejemplos. Grageas que ingerimos sin tener claro, en la mayoría de los casos, para qué sirve cada una.

Seguro que en tu casa tienes un botiquín al que no le falta de nada. Útiles de primeros auxilios que te sacan de una situación de apuro. Tiritas, agua oxigenada, vendas, gasas, crema antiinflamatoria o tijeras para cortar, entre otras cosas. También es muy común encontrar alguna que otra caja de ibuprofeno o de paracetamol. Pero ¿sabes realmente para qué sirven y en qué situación puedes tomar cada una de estas pastillas ‘comodín’?

Ibuprofeno vs Paracetamol: la diferencia está en la molestia

Cuando tengas estas dos pastillas a mano es importante diferenciar más que lo que remedia cada una, qué tipo de dolor o qué zona es la afectada.

Si hay algo que diferencia a estos dos medicamentos es que el paracetamol no es antiinflamatorio. El médico puede recetar o recomendar esta medicina en casos de:

  • Dolores sin inflamación.
  • Dolor leve de cabeza.
  • Dolor de huesos.
  • Malestar general en procesos gripales.
  • Dolor que acompaña al malestar febril.
  • Para bajar la fiebre.

El ibuprofeno, sin embargo, si es antiinflamatorio. El especialista lo receta en casos como:

  • Dolor dental.
  • Dolor moderado de cabeza.
  • Dolor menstrual.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor muscular.
  • Lesiones como torceduras o esguinces.

Eso sí, antes de tomar cualquiera de las dos, consulta con un médico ya que cada persona o situación requiere de una atención especial.

Doctor, qué me tomo: ¿ibuprofeno o paracetamol?

Como en Matrix, hete aquí la pregunta del millón. Tanto el consumo de ibuprofeno como el de paracetamol no puede realizarse a la ligera. Ambos son medicamentos que tienen riesgos para la salud y si se abusa de ellos pueden provocar efectos secundarios peores que el mal que remedian.

Muchos son los usuarios que han pasado de paracetamol al ibuprofeno, ya que piensan que este último es más potente. Y lo cierto es que cada pastilla está indicada para un dolor totalmente diferente.

15 errores que cometemos con el Paracetamol, el Ibuprofeno y la aspirina

De hecho, por un lado el paracetamol es analgésico y antipirético, lo que quiere decir que está indicado para el dolor y la fiebre. No es dañino para el estómago pero su consumo en exceso puede resultar perjudicial para el hígado.

Y por otro lado, el ibuprofeno es un antiinflamatorio, antipirético y analgésico (por si te sirve de ayuda, recuerda al ibuprofeno como la triple A). Este medicamento es mejor tomarlo después de las comidas ya que es agresivo para el estómago. Está indicado para situaciones en las que existe dolor provocado por inflamaciones.

No conviene tomar ibuprofeno o paracetamol sin la valoración de un especialista

Uno de los momentos de duda más común a la hora de tomar un ibuprofeno o un paracetamol es cuando duele la cabeza por los excesos cometidos en el consumo de alcohol, es decir, por resaca. Pero en este caso el remedio hay que ponerlo antes. La clave está en moderarse y beber agua en abundancia.

Evitar que el remedio sea peor que la enfermedad

Con un consumo responsable y siempre bajo supervisión médica, estos medicamentos se pueden tomar con seguridad. Además, y en el caso (mal hecho) de que los tomes sin consultar con el especialista, es recomendable que lo hagas en las dosis más bajas de estos compuestos. En España, la cantidad de ibuprofeno está en 600 mg, aunque en muchos casos la dosis de 400 mg es igual de eficaz y no hace tanto daño al estómago.

Lo mejor es no abusar

Que tengas ibuprofeno o paracetamol rondando por casa no es conditio sine qua non para que los tomes alegremente cuando sientas algún dolor para los que están recomendadas estas pastillas.

La valoración de un médico o de un especialista sobre la situación concreta es el principal punto de partida para decidir qué tomar. En ocasiones el primer impulso es echar mano al bolso para buscar un remedio para nuestros males con forma de pastilla. Y puede que lo que nos pase es que estemos fatigados y necesitemos un descanso.

¿Cuál es la diferencia entre el ibuprofeno genérico y el de marca?

Si sentimos un dolor, una buena alternativa al consumo de estos medicamentos es pararse un momento, estirar las piernas, dar una vuelta y tomar aire fresco. Relajarse, comer o beber un vaso de agua e incluso dejar de mirar por un rato el móvil o la pantalla del ordenador, son remedios naturales que nos ayudan a valorar si realmente necesitamos tomar o no una pastilla. Si el dolor o la molestia persiste lo más recomendable es consultar con un médico para no abusar de su consumo.

Sobre el autor de este artículo

Carolina Fresneda Lorente