Salud

Haití, amenazada por el cólera, no dispone de suficientes vacunas

Escrito por Marcos Merino

10 millones de haitianos están en peligro tras el paso del huracán Matthew por la isla, pero la OMS sólo ha podido enviar un millón de vacunas.

Todos sabemos que un nuevo huracán (en esta ocasión, Matthew) golpeó a Haití la semana pasada. Pero no tantos saben que, antes de la llegada de Matthew, el país ya hacía frente a una gran amenaza que ahora amenaza con agravarse de manera: el cólera. El enfermedad, que provoca diarreas tan graves que un enfermo sin tratamiento puede llegar a morir en pocas horas, lleva golpeando a Haití desde que un equipo de ayuda nepalí (integrado en las tropas de las Naciones Unidas que llegaron allí tras el terremoto de 2010) vertió accidentalmente aguas residuales al río Artibonito.

En aquel entonces, el gobierno decidió que la vacunación masiva no era la mejor táctica para hacer frente al problema. En cierta forma, tenían razón: la única vacuna disponible en ese momento era la Dukoral, de consumo oral y que requiere tomarse diluida en agua limpia, cuyo difícil acceso en Haití se encontraba en la raíz misma de la difusión del cólera.

El resultado es que, a día de hoy, 10 millones de haitianos están en riesgo por el cólera (y unos 10.000 han muerto desde 2010). La Organización Mundial de la Salud ha reaccionado enviando un millón de vacunas a la isla, una cifra impresionante pero claramente insuficiente en virtud del número de haitianos en peligro (y el dato empeora cuando sabemos que cada paciente necesita recibir dos dosis de la vacuna).

Pero… ¿por qué la OMS no ha enviado más vacunas? Porque, en este momento, sólo permanecen almacenadas 2,2 millones de dosis en todo el mundo. Hay pocas vacunas aprobadas -la ya citada Dukoral, la Shanchol (lanzada en 2011) y Vaxchora (aprobada este mismo año, siendo la primera monodosis)- y mantener las actuales reservas requiere de inversiones millonarias. Además, al ser una enfermedad erradicada en aquellos países con fácil acceso al agua limpia, no es un asunto problemático para la opinión pública de las naciones ricas.

Vía | The Verge

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.