Salud

La razón por la que la carne roja puede provocar cáncer, según la ciencia

La razón por la que la carne roja provoca cáncer, según la ciencia

Un azúcar denominado Neu5Gc, presente en las carnes rojas, algunos pescados y productos lácteos, está relacionado con la aparición de tumores espontáneos en humanos, según una investigación publicada por la Universidad de Nevada.

Hace dos millones de años, los humanos experimentamos un cambio genético que nos distinguió de la mayoría de los primates, protegiéndonos de diversas enfermedades pero que hoy en día, provoca que el consumo de alimentos como la carne roja, entrañe un elevado riesgo en la actualidad. El gen desactivado se conoce como CMAH y es el que permite la síntesis de un azúcar denominado Neu5Gc, presente en los citados productos de consumo.

Como concluye la investigación de la Universidad de Nevada liderada por el español David Álvarez Ponce y destinada a analizar la historia evolutiva del gen, si los humanos comen productos derivados de animales con CMAH, sus organismos sufren una reacción inmune al azúcar, pudiendo producirse inflamación, artritis e incluso cáncer. El estudio, valiéndose de las técnicas de la bioinformática -analizando grandes cantidades masivas de datos- ha escudriñado 322 genomas de animales para determinar si tienen o no genes CMAH activos.

El inasumible coste ambiental de producir carne roja, en cifras

El estudio revela datos interesantes. Por ejemplo, el caviar, uno de los productos más caros del mundo, es uno de los que presenta mayores concentraciones de este glúcido tóxico para el consumo humano, como revela el estudiante de máster en el laboratorio de Álvarez Ponce, Sateesh Peri, destacando que multitud de peces no tienen el gen CMAH. “De momento se ha medido el azúcar Neu5Gc en muy pocos. En los peces que sí lo presentan, el azúcar se encuentra en proporciones muy pequeñas en su carne, pero en altas cantidades en el caviar. Esto puede ser debido a que el gen se expresa específicamente en los huevos o en los oviductos”, apunta.

El pollo, el pavo y el pato están libres de CMAH

Al igual que sucede con los humanos, las aves tampoco tienen genes CMAH, por lo que consumir pollo, pavo o pato no tiene los efectos negativos que lleva aparejado el consumo de la carne roja, al que se une su desastroso impacto ambiental negativo y una gran porción de responsabilidad en el cambio climático.

A excepción de una especie de lagarto, los reptiles son otro grupo de animales que no tiene genes CMAH. “La presencia del gen en este lagarto era inesperada, e invalida la creencia (hasta ahora aceptada) de que el gen se había perdido en un ancestro de todos los reptiles y aves”, indican los autores.

12 alimentos imprescindibles para vivir muchos años (y con buena salud)

La investigación, clave para la aplicación posterior en nutrición, medicina y genética, contribuye a aportar datos sobre qué animales deberíamos comer con moderación, y cuales pueden presentar microbios patógenos que afectan a humanos, según la presencia o ausencia del gen CMAH en ellos. Si el animal tiene el gen, entonces su carne puede tener los mismos efectos negativos que la carne roja. Si no lo presenta, puede contener microbios patógenos que se unen al azúcar Neu5Ac, precursor del Neu5Gc, y que pueden afectar a los seres humanos.

Al margen de los riesgos alimenticios mencionados, el gen CMAH desempeña un papel importante en los xenotransplantes -trasplantes de órganos de animales a humanos-, ya que se trata de uno de los factores que determinan si dichos órganos serán rechazados o no por el organismo humano.

Fuente | Agencia SINC

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.