Salud

¿Funciona realmente la electroestimulación? Estos son sus beneficios e inconvenientes

Escrito por Eduardo Álvarez

La electroestimulación es una terapia que promete muchos beneficios físicos, aunque a su vez es muy controvertida. Analizamos los pros y los contras de someterse a ella.

Vivimos en un mundo en el que el tiempo es un recurso escaso. Queremos conseguir resultados de forma fácil, pero sobre todo de forma rápida. Por ello no nos importa sufrir un poco si los resultados merecen la pena, especialmente si estos llegan en apenas unas semanas. Es lo que promete la electroestimulación, la terapia que causa sensación en nuestro país.

Pero, ¿funciona realmente el electrofitness? Las opiniones de los expertos difieren. En el sector de la preparación física existe una guerra nada disimulada entre los que están a favor de esta forma de entrenamiento y los que están en contra. Ambos tienen sus argumentos, encargándose de resaltar unos los beneficios y los otros las desventajas.

En primer lugar, hay que recomendar siempre cautela ante los tratamientos milagro. El electrofitness promete resultados increíbles en tiempo récord. El marketing y los beneficios económicos que proporcionan son los responsables de estas promesas, incumplidas la mayoría de las veces.

¿En qué consiste exactamente?

Nuestros músculos dependen de estímulos eléctricos para contraerse o relajarse. Es nuestro organismo el que se encarga de decidir cuándo y dónde es necesaria una contracción muscular. Sin embargo, con la electroestimulación se puede simular una orden emitida por nuestro sistema nervioso; esto hace que el músculo se contraiga en cualquier circunstancia.

La estimulación eléctrica de los músculos se puede realizar de forma localizada, con electrodos colocados en músculos concretos, y de forma general, con trajes que prácticamente cubren todo el cuerpo. La primera modalidad se viene usando en rehabilitación funcional de lesiones y accidentes desde hace décadas, con eficacia demostrada a la hora de recuperar movilidad y fuerza muscular a corto y medio plazo.

Estas son las mejores aplicaciones para mantenerte en forma

El conflicto entre detractores y partidarios ha llegado cuando el concepto de electrofitness se ha aplicado para la pérdida de peso y la ganancia de masa muscular en acelerada. La utilización comercial de la técnica genera mucho dinero, y no son pocos los que se lanzar a utilizar los equipos necesarios sin contar con la preparación suficiente para ello. Prácticamente cualquiera puede comprar un electroestimulador en Amazon, y los hay muy baratos, aunque de dudosa calidad.

Esto ha ocasionado accidentes que ocurren cuando la intensidad del impulso eléctrico es mucho mayor de la que puede soportar, por no hablar de los riesgos que tiene el uso excesivo y sin control de esta tecnología.

La guerra de argumentos

Vamos a lo importante: ¿Sirve la electroestimulación para perder peso? ¿Cómo de rápido es el aumento de masa muscular que proporciona? Todo depende de la intensidad a la que te sometas a esta técnica, que puede ir desde unos calambres muy leves a contracciones tan fuertes que resultan peligrosas.

La cantidad de días a la semana y hora que utilices la electroestimulación también influye, aunque no es el motivo por el que sus críticos están en contra de su súbita popularización. Estos detractores tienen varios argumentos, aunque el principal consiste en lo siguiente: no se exige preparación técnica alguna para ponerse a los mandos de una máquina de electroestimulación.

Es cierto que realizar ejercicio con contracciones musculares inducidas supone un gasto de calorías extra. También es cierto que la ganancia de fuerza y masa muscular asociada a este ejercicio es mayor que cualquier otro convencional. Sin embargo, diversos estudios demuestran que esta mejoría también desaparece más rápido una vez que deja de utilizarse la electroestimulación. Esto significa que el progreso es menos sólido que si se consigue por las vías tradicionales, esto es, realizando ejercicio de forma natural. Hay que temer al efecto rebote.

La velocidad es la principal ventaja del electrofitness, y su efectividad en este aspecto está fuera de toda duda. Son los posibles efectos secundarios lo que hace que los expertos sean prudentes con respecto a su aplicación actual. Además de potenciales daños al sistema nervioso -que al fin y al cabo está siendo suplantado-, una utilización intensiva de la técnica tiene otros daños colaterales aún peores.

Seis consejos a tener en cuenta si vas a comprarte unas zapatillas deportivas nuevas

Aunque el esfuerzo adicional que supone esta terapia ayuda a perder peso más rápido, la velocidad tampoco llega a suponer el verdadero milagro que se venden mediante las tácticas comerciales más agresivas. Ayuda, pero no es un el método de adelgazamiento definitivo ni mucho menos, menos aún a largo plazo. Nada que no puedes conseguir sin la ayuda de estos aparatos.

Por ejemplo, el ejercicio natural supone activar y desactivar músculos según vayan siendo necesarios para el movimiento. Cuando se utilizan chalecos de electroestimulación, los músculos se contraen simultáneamente en varias zonas del cuerpo sin tener en cuenta criterios funcionales. Las fibras se fortalecen, sí, pero el movimiento articular puede verse afectado al no producirse una ganancia de fuerza y masa muscular vinculada a un movimiento en concreto, sino de forma genérica en toda la zona afectada por la electro.

Por este motivo, la electroestimulación siempre ha tenido su nicho en la recuperación funcional de lesiones. Ayuda a fortalecer zonas musculares que de cualquier otra forma no se podrían ejercitar ya que la movilidad se ha visto reducida de forma traumática.

Si te has decidido a utilizarla, debes tener claro que tiene muchos beneficios, pero casi todos enfocado a casos concretos de tratamiento de lesiones o prevención de las mismas en determinados grupos musculares. Si aún no estás convencido, basta con saber que la FDA (Food and Drugs Administration) estadounidense considera la promoción de la electro como publicidad engañosa.

Psicológicamente distinta del deporte de toda la vida

Otros especialistas que se declaran en contra de la utilización de chalecos de electrofitness son los psicólogos. La recompensa por utilizarlos es inmediata, ya sea en forma de pérdida de peso o de ganancia de musculatura, sin embargo, las sensaciones son radicalmente distintas a las que proporciona la práctica de deporte sin electroestimulación.

Puede llegar a doler si la potencia empleada sobrepasa la capacidad de aguante del paciente. Esto hace que más que utilizar la técnica, los clientes de los centros especializados la sufran. No obtienen sensación de recompensa por el trabajo bien hecho al final de cada sesión, como sí sucede con la práctica de la natación, la carrera o un entrenamiento de fitness.

Visita la tienda de ropa y artículos deportivos de Amazon España para encontrar las mejores ofertas

De esta forma, la sensación de castigo hace que los beneficios se esfumen una vez que se deja de aplicar la estimulación. Los incentivos para mantener las ganancias obtenidas son mucho menores que las que ofrece un entrenamiento normal, mucho más dilatado en el tiempo.

La práctica de deporte y una dieta saludable no sólo ofrecen sensación de bienestar, sino que crean hábito. Esto no ocurre con el electrofitness. Es uno de los motivos que los estudios señalan como responsable del rápido deterioro físico que se sufre una vez que se renuncia a la electro.

No es sustituto de ejercicio y dieta saludable

Después de hacer un repaso a los pros y contras de la electroestimulación, no queda más que intentar resumir brevemente las conclusiones alcanzadas. En realidad es fácil: electroestimulación sí, pero siempre bajo la vigilancia de un especialista titulado y con un fin concreto, sin dejar de lado el deporte tradicional y una dieta saludable. De otra forma, te arriesgas a sufrir daños físicos importantes y perder de una tacada todos los beneficios obtenidos.

El electrofitness sirve para perder peso y ponerse más fuerte, pero no es en absoluto recomendable depender de él para este fin. De hecho, lo mejor es que sigas las formas recomendadas por todos los especialistas: ejercicio y dieta, dejando la electro para tratar lesiones o prevenirlas. Simplemente los beneficios no compensan los riesgos.

Por supuesto, queda absolutamente desaconsejado que utilices la electroestimulación por tu cuenta. Aunque se vendan aparatos en Internet y algunas tiendas, no deja de ser electricidad que fluirá por tu cuerpo y tu sistema nervioso. Puede usarlos bajo tu responsabilidad, pero no es recomendable asumir el riesgo.

Imagen de Portada | Suplidor

Sobre el autor de este artículo

Eduardo Álvarez