Salud

Exponer a niños a la contaminación aumenta su riesgo de padecer obesidad

9 de cada 10 niños respira aire contaminado

La contaminación del aire es la causante de numerosas enfermedades cardiorrespiratorias. Este nuevo estudio evidencia que los niños que están expuestos al aire tóxico de las ciudades o lugares con tráfico, tienen un riesgo mayor de padecer obesidad. Te contamos por qué.

Un novedoso estudio ha determinado que la exposición de los niños al aire contaminado aumenta su riesgo de padecer obesidad. Según los investigadores, los altos niveles de dióxido de nitrógeno de los motores diésel en el primer año de vida de los niños llevan a un aumento de peso de forma más rápida.

Pero no solo el dióxido de nitrógeno es el causante de la enfermedad, también otros contaminantes que se encuentran en el aire. “Instaríamos a los padres a ser conscientes de dónde pasan sus niños pequeños, especialmente considerando si esas áreas están cerca de las carreteras principales”, ha dicho Jennifer Kim, la investigadora principal del estudio realizado por la Universidad del Sur de California.

Así, la científica explica que “el primer año de vida es un período de rápido desarrollo de varios sistemas en el cuerpo [y] puede impulsar el desarrollo futuro del cuerpo”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo declaraciones el lunes pasado afirmando que el 90% de los niños en el planeta respiran aire poco seguro, es decir, tóxico.

El estudio se basó en el impacto que tiene la contaminación de las carreteras principales, en el primer año de vida de los niños que vivían alrededor. Así, los resultados fueron los siguientes: los niños de 10 años que habían sufrido una mayor exposición a la contaminación pesaban casi un kilo más que los que habían tenido una exposición menor a la contaminación.

También se tomaron en cuenta otros factores, como el género, la educación e incluso la dieta, pero el vínculo entre la contaminación y la obesidad fue determinante.

“Nuestro estudio sugiere que la vida temprana puede representar una ventana crítica de exposición donde el aumento de la contaminación del aire puede resultar en un mayor riesgo de trayectorias de mayor peso infantil, lo que a su vez puede conducir a la obesidad infantil”, han explicado los investigadores.

La contaminación atmosférica aumenta el riesgo de demencia, según un estudio

Se cree que posiblemente la forma en la que afecta la contaminación al aumento de peso sea a través de la inflamación: “El pensamiento más común es la inflamación de los sistemas corporales como los pulmones que pueden extenderse por todo el cuerpo: el cerebro. Lo que regula el apetito y los cambios en el metabolismo de las grasas ”.

Así, en diversos experimentos con ratones, se ha evidenciado que la inflamación del cerebro que causa la contaminación del aire produce que estos coman más por culpa de la ansiedad, como ocurre con los niños.

Estudios anteriores corroboran esta investigación, por ejemplo el estudio realizado en Boston en el año 2017 sobre la contaminación por partículas, y otro realizado en Nueva York en el año 2012 sobre los fetos expuestos a hidrocarburos poliaromáticos.

Por tanto la contaminación del aire está relacionada con el aumento de peso en los niños, así como con otras enfermedades que pueden empeorar debido al aire tóxico de los vehículos de transporte, como por ejemplo el asma.

Vía | The Guardian

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández