Salud

Medicamentos derivados del aceite de pescado protegen el cerebro y el corazón

Suplementos derivados del aceite de pescado protegen el cerebro y el corazón

Dos estudios recientes proporcionan evidencia de que los medicamentos y suplementos derivados del aceite de pescado son efectivos para proteger a las personas de ataques cardíacos fatales, accidentes cerebrovasculares y otras enfermedades cardiovasculares.

Dos investigaciones distintas probaron diferentes formulaciones y cantidades de medicamentos elaborados con ácidos grasos Omega-3 en dos grupos de personas: uno que sufría de enfermedad cardiovascular o diabetes y otro que representaba a la población general. Ambos determinaron que estos productos, derivados del aceite de pescado, proporcionaban protección ante diversos problemas cardíacos y circulatorios en comparación con aquellas que recibieron un placebo.

La investigación se dio a conocer el pasado sábado en las Sesiones científicas 2018 de la American Heart Association en Chicago y se publicó en el New England Journal of Medicine. Solamente en Estados Unidos, cerca de 43 millones de personas toman estatinas para reducir el colesterol LDL y pese a ello, las enfermedades cardíacas siguen siendo la principal causa de muerte en su población.

La carne artificial cultivada in vitro llegará a nuestros platos en 2020

Los investigadores están buscando otras formas de combatir las enfermedades cardiovasculares más allá de los factores de protección conocidos, como los cambios en la dieta, el ejercicio físico o el abandono del alcohol y del tabaco. Uno de los estudios revelados el sábado, bautizado con el acrónimo REDUCE-IT, determinó que las personas con enfermedad cardiovascular que ya estaban tomando estatinas tenían menos probabilidades de tener problemas cardíacos graves cuando también se les administraron dos gramos del medicamento Vascepa dos veces día.

La Vascepa se trata de una versión purificada de un componente de aceite de pescado que se dirige a los triglicéridos, que en dosis elevadas en sangre endurecen o engrosar las arterias, pudiendo causar accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos. La investigación se realizó con 8.000 personas y fue patrocinada por el fabricante Amarin Corp.

Cabe destacar que ya en 2007, un gran estudio llevado a cabo en Japón determinó que el mismo componente del aceite de pescado utilizado en el estudio REDUCE-IT ofrecía beneficios en la protección contra los problemas cardiovasculares. Sin embargo, a diferencia de en la actualidad, esa investigación no comparó la sustancia con un placebo, y se complicó por la gran cantidad de pescado propia de la saludable dieta típica japonesa.

Otro estudio de aceite de pescado publicado el sábado, llamado VITAL, analizó el efecto de una formulación diferente de ácidos grasos Omega-3 en un medicamento llamado Lovaza. Los investigadores siguieron a casi 26.000 personas durante una mediana de más de cinco años. Los resultados sugirieron que las personas que recibieron el medicamento tenían un 28% menos probabilidades de sufrir ataques cardíacos que aquellas que recibieron un placebo, y 8% menos probabilidades de tener diversas afecciones cardiovasculares.

 

Joann Manson, jefe de la división de medicina preventiva en Brigham and Women’s Hospital y director del estudio calificó los resultados como “señales prometedoras” sobre el consumo de aceite de pescado, pero dijo que no son lo suficientemente concluyentes como para obligar a las personas a comenzar a tomar el medicamento o los suplementos de aceite de pescado.

 

Fuente | Science Alert

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.