La única forma de amortiguar el paso a la mediana edad en cuestiones de peso y adelgazar fácil a los 40 es mantenerte activo, a ser posible tratando de evitar que la masa muscular decaiga a través de una alimentación saludable combinada con un poco de ejercicio.