Salud

Esta es la controvertida dieta de Donald Trump basada en comida basura

dieta donald trump
Escrito por Ana Muñoz

Donald Trump no es precisamente un ejemplo de persona saludable. Te contamos en qué se basa su dieta, que está compuesta, principalmente, por comida basura.

Donald Trump tiene 71 años, mide 1,90 metros y pesa 107 kg. Tal y como aseguran sus últimos informes médicos disponibles, tiene un índice de masa corporal de 29,5 (una cifra que indica sobrepeso), un nivel de colesterol de 169 y una presión arterial de 116/70.

Por esta razón, el presidente de Estados Unidos toma un fármaco conocido como estatina, que reduce el colesterol y se receta para disminuir el riesgo de ataque cardíaco y cerebrovascular, así como una dosis baja de aspirina.

Aún así, su médico asegura que los resultados de sus exámenes están dentro del “rango normal”.

Pero, ¿a qué se deben estos datos? Con toda probabilidad, uno de los grandes responsables de este hecho es la dieta de Donald Trump.

Y es que su salud podría verse comprometida por la controvertida ingesta de alimentos que realiza cada día. ¿La razón? Casi todos son comida basura.

Así lo aseguran los asesores del presidente Corey Lewandowski y David Bossie en su nuevo libro: Let Trump Be Trump: The Inside Story of His Rise to the Presidency.

Según los autores, una cena típica de Trump durante su campaña electoral estaría compuesta por dos Big Mac, dos sandwiches de pescado y un batido de chocolate. La suma de este pedido (aparentemente habitual) equivale a 2.672 calorías.

Pero eso no es todo. Al parecer, si cuenta con poco tiempo, el presidente de EEUU desayuna en McDonald’s un sandwich de huevo y bacon con extra de queso, salsa y pan.

Sin embargo, si tiene algo más de margen, toma bacon poco hecho y huevos muy pasados mientras revisa Twitter. Eso sí, prefiere saltarse esta primera comida del día y pasar directamente al almuerzo.

¿Duermes más que Elon Musk, Donald Trump o Arianna Huffington?

En cuanto a la comida, también opta por el fast-food. De hecho, sus restaurantes favoritos para degustar uno de sus menús son McDonald’s (un viejo conocido) y KFC. En el caso de que le apetezca pizza, el presidente nunca come los bordes de la misma.

Asimismo, y como mera curiosidad, a Trump le encantan las galletas, concretamente las Oreo, pero nunca tomará una de un paquete que ya esté abierto debido a que se considera una persona “muy limpia”.

Por si fuera poco, bebe unas 12 latas de Coca-Cola Light a lo largo de la jornada, lo que no sólo le proporciona energía, si no unas cuantas calorías más.

En definitiva, puede que el presidente de EEUU sea uno de los hombres más poderosos del mundo, pero la dieta de Donald Trump no es un ejemplo a seguir.

Vía | The Huffington Post

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.