Salud

Esta comida no está hecha de animales ni plantas, sino de electricidad

tenedor con cable

Solar Foods ha descubierto una forma de crear comida sin animales ni plantas, sino con electricidad. El curioso invento podría ser clave poner fin al cambio climático que está provocando daños irreversibles en el planeta, generado en parte por nuestros hábitos alimenticios.

El informe publicado por WWF hace unos días evidenció que en los últimos 40 años el 60% de los mamíferos han sido eliminados por los seres humanos. Entre los motivos de esta catástrofe medioambiental se encuentra el consumo de alimentos y recursos naturales, por eso la comida creada con electricidad podría ser la solución para contrarrestar el daño que hacen nuestros hábitos alimenticios al planeta.

Reducir el área que utilizamos de la tierra y del mar para la agricultura y la pesca es la acción ambiental más importante para evitar estas catástrofes medioambientales que se auguran para el futuro.

Es por eso que la empresa Solar Foods ha creado alimentos que no son animales ni plantas. Estos alimentos se producen a través de las bacterias oxidantes del hidrógeno, junto con la electricidad de los paneles solares, una pequeña cantidad de agua, el dióxido de carbono extraído del aire, el nitrógeno y cantidades traza de minerales como el calcio, el sodio, el potasio y el zinc. El alimento que han producido con estos ingredientes es entre un 50 y un 60% proteína, y el resto son carbohidratos y grasas.

Solar Foods ha sido seleccionada esta semana como la empresa que llevará a cabo un proyecto de incubación por la Agencia Estatal Europea, y en el año 2021 planean abrir su primera fábrica.

Es decir, lo que hace esta compañía es usar la electricidad de los paneles solares para producir hidrógeno el cual alimenta a las bacterias. Los investigadores afirman que es necesario 20.000 veces menos de tierra para la fabricación de estos alimentos que la necesaria para producir la misma cantidad de alimentos al cultivar soja.

Así, se podría reducir considerablemente el terreno necesario para producir productos agrícolas. Por eso el cambio de nuestra dieta aumentando nuestro consumo de plantas es otro de los factores decisivos para que no se destruya el planeta.

Este es el motivo principal por el que debemos cambiar nuestra dieta por una dieta en la que comamos más verduras y menos carne. Según la investigación publicada en la revista Science si reducimos los productos animales se reduciría el requisito global de tierras de cultivo en un 76%, y no habría tanta sequía en los ríos, ni tanta pérdida de suelo para cultivar.

Qué pueden hacer las empresas para actuar contra el cambio climático

Los animales alimentados con pasto, producen un uso inútil de enormes extensiones de tierra que podrían ser compatibles con los ecosistemas silvestres si no fueran utilizados para la ganadería, es decir, se podrían reforestar numerosas zonas en las que son necesarios árboles, según informa The Guardian.

La comida creada con electricidad podría ser por tanto la solución a esta destrucción masiva del planeta que hemos llevado a cabo con el consumo excesivo de alimentos que perjudican al medio ambiente, pero con un aumento en nuestra dieta de plantas y otros alimentos que no dañen los ecosistemas todavía podemos repararlo.

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández