Salud

Esta bacteria se ha vuelto resistente a los desinfectantes de los hospitales

El Enterococcus faecium es una especie bacteriana resistente a múltiples fármacos que puede causar infecciones en los hospitales que se está volviendo cada vez más tolerante a los alcoholes utilizados en los desinfectantes para lavarse las manos.

Las infecciones nosocomiales, aquellas que se adquieren durante la estancia en un hospital y que no estaban presentes ni en el período de incubación, ni en el momento del ingreso del paciente, suponen un grave problema de salud mundial. No en vano, en las últimas décadas, las especies bacterianas resistentes al tratamiento, como el Staphylococcus aureus no vulnerable a la meticilina, se han convertido en una fuente creciente de preocupación para los trabajadores de los hospitales.

Por ello, los centros han adoptado estrictos procedimientos de higiene para evitar que los microbios peligrosos infecten a los pacientes, que a menudo implican el lavado de manos con desinfectantes a base de isopropilo o alcohol etílico.

Sin embargo, un nuevo estudio, publicado en Science Traslational Medicine, revela que la bacteria Enterococcus faecium, resistente a múltiples fármacos, se está volviendo cada vez más tolerante a los alcoholes utilizados en los desinfectantes para lavarse las manos de los hospitales.

Los 11 objetos con más bacterias que tocas cada día

El análisis, liderado por expertos de la Universidad de Melbourne (Australia), tomó muestras bacterianas de dos hospitales del país durante 19 años. Los resultados sugieren que Enterococcus faecium se está adaptando a esta forma de control de la infección, que se utiliza en las instalaciones sanitarias de todo el mundo.

Las muestras recolectadas después de 2009 fueron en promedio más tolerantes al alcohol en comparación con las bacterias tomadas antes de 2004. Es más, las infecciones por E. faecium resistentes a los medicamentos han aumentado a pesar del uso de desinfectantes de alcohol, y actualmente representan una de las principales causas de contaminación adquirida en los hospitales.

“Los esfuerzos globales para mitigar la resistencia bacteriana deberían considerar cómo los microbios pueden adaptarse no solo a los fármacos, sino también a los alcoholes y otros ingredientes utilizados en los desinfectantes”, concluyen los autores de esta investigación.

*Vía: Agencia SINC

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, La Razón, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Business Insider, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo, ganador del Premio Día de Internet 2018 a mejor marca personal en RRSS y finalista en los European Digital Mindset Awards 2016, 2017 y 2018.