Salud

¿Es sana la mayonesa o debes evitar consumirla?

¿Es sana o no la mayonesa?

La mayonesa es una salsa muy presente en la gastronomía española, donde tiene cabida en platos como la ensaladilla, los huevos rellenos o pescados. Pero, ¿es tan mala como dicen o tiene alguna propiedad saludable?

Como todo en esta vida, comer mayonesa de vez en cuando como condimento para unas patatas fritas o como salsa principal de tu ensalada no te matará, pero no conviene que forme parte de tu dieta diaria. Se trata de la salsa más consumida en España: sin ir más lejos, según el informe del Ministerio de Agricultura, Consumo en Hogares, su ingesta durante 2016 se fijó en 55.874 kilos, muy por delante del ketchup (22.110) o la mostaza (3.141),

En relación a su contenido calórico, una cuchara de mayonesa contiene 90 calorías, el 4,5% de la ingesta diaria recomendada pero que en el caso de una salsa, no solemos tener en cuenta para contabilizar las calorías de nuestra dieta saludable, pudiendo contribuir a ganar peso.

¿Son sanos los huevos? 5 beneficios de comerlos regularmente

Poniendo el foco en el centro de la grasa, cada cucharada tiene 10 gramos de grasa total, lo que equivale al 15,4% de la cantidad diaria que deberías ingerir. De ella, un gramo y medio corresponde a grasas saturadas, copando según detallan desde la revista Muy Fitness el 7,5% de la cantidad diaria recomendada. Especialmente si eres una persona sedentaria y no practicas mucha actividad física, deberías limitar el consumo de esta clase de grasas, relacionadas con la aparición de problemas cardíacos y enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, en una cucharada de mayonesa existen 5 miligramos de colesterol, apenas el 2% de la cantidad recomendada por la OMS, por lo que tampoco constituye un problema excesivo. En torno a otras sustancias que no resultan beneficiosas, cada cucharada tiene cerca del 4% de la cantidad recomendada de sodio, unos 90 miligramos. Aunque la sal es precisa para el sistema muscular y nervioso, no hay que sobrepasarse con su consumo ya que provoca hipertensión, problemas de corazón y retención de líquidos.

Por otro lado, entre su parte positiva puede destacar que está elaborada con aceite de oliva, huevo crudo, sal, zumo de limón o vinagre, todos ellos ingredientes saludables per se. Dentro de una alimentación equilibrada y variada no debería suponer ningún problema, siempre y cuando no se añada salsa reiteradas veces en los platos, evitándola dentro de las dietas para adelgazar y bajar de peso.

Repasando otros beneficios, puede incluirse como una grasa saludable al contener ácidos grasos omega 3 y omega 6, junto a vitamina E. En cuanto a escogerla casera o industrial, los expertos señalan que bien hecha, es más sabrosa la primera, aunque implica más riesgos para la salud como una posible salmonelosis. Además de ser más segura, la comercial garantiza una mejor conservación.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.