Ni quema de grasas ni acelerar el metabolismo. La evidencia científica dice que debes comer antes de entrenar simplemente porque se encontrarás mejor, además de porque tu cuerpo no notará la diferencia en cuanto a grasa o masa corporal.