Salud

En estos países conviven la obesidad y la desnutrición al mismo tiempo

plato vacio

Los problemas nutricionales afectan a todos los países del planeta. En ocasiones tendemos a pensar que la obesiddad y la desnutrición están separadas y no conviven en una misma realidad social, pero lo cierto es que ambas van de la mano en estos países.

A veces pensamos que los problemas de obesidad y de desnutrición están separados por miles de kilómetros, pero esto no tiene por qué ser así. En numerosos países se dan los dos extremos opuestos, algo conocido en salud como “la doble carga”, ya que la sanidad se debe ocupar de ambos problemas, según el nuevo estudio de Global Nutrition Report.

Esta “doble carga” afecta a 9 de cada10 países, y esto se debe a que los alimentos menos saludables normalmente tienen precios más bajos que los alimentos sanos y beneficiosos para la salud. Además, la vida sedentaria de oficina, el aumento del transporte público y la televisión también ayudan a que la obesidad se extienda cada vez más rápido.

Incluso dentro de la misma familia pueden darse los dos extremos, y hasta en la misma persona, la cual puede tener sobrepeso pero no tener los nutrientes necesarios y por tanto estar desnutrida de vitaminas. Estas personas se suele decir que tienen “grasa delgada”, es decir, tienen un peso saludable pero el nivel de grasa en su cuerpo es mucho mayor al que debería ser.

Se calcula que la desnutrición afecta a unas 815 millones de personas en el mundo (en el año 2016), es decir, que ha habido un aumento del 5% en esos dos últimos años en gran parte en el continente africano donde el 20% de las personas estaban desnutridas.

En el otro extremo, la obesidad se ha triplicado en los últimos 40 años. Hay unas 600 millones de personas obesas, y unas 1900 millones tienen sobrepeso. Además, el número de personas que son obesas en los países en desarrollo está alcanzando al de los países occidentales.

Los niños y niñas, un grupo especialmente afectado

obesidad infantil

La obesidad infantil predomina especialmente en Micronesia, Oriente Medio y el Caribe, y desde el año 2.000 el número de niños obesos en el continente africano se ha duplicado, por ejemplo, en Sudáfrica, casi uno de cada tres niños es obeso, y en la misma medida uno de cada tres sufre desnutrición.

En Brasil, el 16% de las niñas tiene desnutrición, mientras que el 36% sufre sobrepeso. En India y Brasil han aumentado los casos de obesidad debido a que los ingresos de las familias son más altos y han empezado a comprar productos altos en azúcares, grasas y carne, así como el cambio de vida de una zona rural a una ciudad también propicia que al haber más variedad de alimentos aumente la tasa de obesidad.

Esto se puede observar en un estudio realizado en China en donde las tasas de obesidad de los niños en las zonas rurales era del 10%, mientras que en las ciudades era del 17%, así como la tasa de desnutrición en los pueblos era del 21% en contraposición con el 14% de niños desnutridos en las ciudades.

Así, este cambio en la dieta de las personas puede tener diversos efectos adversos. Por ejemplo, en India, el especialista en diabetes en Pune Ranjan Yajnik afirma que aunque “la diabetes siempre fue considerada una enfermedad de las personas mayores y más obesas”, actualmente “en India lo estamos viendo en personas más jóvenes y con un IMC más bajo”.

Es decir, según Yajnik en India se está extendiendo el problema de la”grasa delgada” en las personas, ya que se consumen alimentos altos en calorías pero que no brindan nutrientes a los cuerpos. Por tanto, afirma que en India “las personas que son delgadas según la mayoría de los criterios en realidad llevan grandes cantidades de grasa oculta”.

Además, el estudio sobre la desnutrición infantil demuestra que los niños que sufren desnutrición tienen más probabilidades de tener sobrepeso en el futuro que el resto de niños, ya que su metabolismo es más lento y su cuerpo guarda las reservas de grasa.

La obesidad será la mayor causa prevenible de cáncer en mujeres, superando al tabaquismo

En la Unión Europea, el 14% de los jóvenes de entre 15 y 19 años tienen un peso baso, y en una proporción parecida los jóvenes tienen obesidad o sobrepeso. Estas cifras cambian después de los 18 años, donde más de la mitad de los jóvenes tienen sobrepeso en contraposición con el 2% que tiene bajo peso.

Brasil ha sido el primer país en asumir compromisos en relación con la nutrición en las Naciones Unidas. Estos tres compromisos son los siguientes: detener el crecimiento de la tasa de obesidad en los adultos (que se sitúa en un 20.8%), reducir en un 30% el consumo de bebidas azucaradas en adultos, y aumentar al menos un 17,8% la proporción de adultos que comen frutas y verduras de forma regular.

Así, numerosos países están poniendo medidas, que empiezan por la educación de tener una dieta saludable y rica en vitaminas, que lleve a paliar los problemas extremos de nutrición actuales en todas las regiones y países.

Vía | BBC

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández