Salud

El sueño interrumpido podría derivar en Alzheimer, según varios estudios

El-sueno-interrumpido-podria-derivar-en-Alzheimer
Escrito por Lara Olmo

La relación de la apnea del sueño con la demencia senil ya se había observado en el pasado, pero nuevas investigaciones la vinculan con la acumulación de la proteína beta amiloide (asociada al Alzheimer).

La clave de un buen descanso no está tanto en la cantidad de horas que dormimos (que también), sino en la calidad del sueño. Es un factor clave si queremos estar saludables, más incluso que una vida activa o una dieta sana. De hecho la falta de sueño prolongada hace que nuestras defensas bajen y seamos más propenso a sufrir enfermedades, desde un resfriado o gripe a otras más graves como obesidad, diabetes o Alzheimer.

Ahora acaban de publicarse tres estudios que corroborarían el vínculo ente la demencia senil y el sueño interrumpido por los problemas respiratorios.

Quienes padecen el síndrome de Apnea-hipopnea del Sueño (SASH) se despiertan muchas veces durante la noche (entre 50 y 60 veces) a causa del cierre parcial (hipopneas) o total (apneas) de las vías respiratorias. Esto les provoca un sufrimiento cardiovascular que les saca del sueño y les impide pasar del forma lineal por las cinco fases del sueño.

Uno de los estudios analizó el sueño de 516 adultos sin problemas seniles de entre 71 y 78 años, y comprobó que aquellos con trastornos respiratorios habían acumulado mayores niveles de beta-amiloide (proteína que se acumula en las placas seniles, propias de los pacientes con Alzheimer) durante los últimos tres años.

Un segundo estudio encontró que la apnea del sueño se asociaba con una mayor acumulación de beta amiloide en personas mayores que presentaban deterioro cognitivo leve (MCI), y el tercer informe encontró tal asociación tanto en los sujetos normales como en los MCI.

La correlación entre la apnea del sueño y la demencia ya se había observado en el pasado, pero estas investigaciones son las primeras que detectan la relación entre la apnea del sueño y la acumulación de beta amiloide, que comúnmente se asocia con la enfermedad de Alzheimer.

Lo último del bio-hacking: chips neuronales para acabar con el Alzheimer

Durante las etapas de sueño, el cerebro limpia las toxinas y depósitos acumulados durante el día (como la beta amiloide “sobrante”), pero si se interrumpe su actividad, no puede completar esta labor.

En cualquier caso, las nuevas investigaciones no afirman que toda las personas con demencia senil tengan problemas para dormir ni que los sujetos con problemas para dormir sean más propensos a desarrollar una enfermedad cerebral, aunque los estudios hechos en animales apuntan en esta dirección.

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.