Salud

El método Wim Hof: un nuevo entrenamiento clave para estar en forma

natacion

El método Wim Hof es un entrenamiento nuevo que se basa en tres pilares distintos a la dieta y el ejercicio. Entre sus ventajas destaca una mejora del sistema inmunitario y una mayor capacidad para quemar grasa. Prueba a practicarlo en tu día a día.

Generalmente cuando nos proponemos perder esos kilitos de más tendemos a cuidar nuestra alimentación y apuntarnos al gimnasio. No obstante, para algunos este entrenamiento tradicional no es suficiente para estar en forma; es el caso del experto en fitness Wim Hof, que ha diseñado un nuevo entrenamiento clave para estar en forma y cuidar el cuerpo y la mente.

Hof basa su entrenamiento en tres pilares diferentes a dieta y ejercicio, y los resultados físicos probados hasta ahora son más que positivos: mayor capacidad para quemar grasas y una mejora del sistema inmunitario, entre otros. Así, como la mayoría de entrenamientos, también tiene beneficios sobre nuestra mente, ayudándonos a sentirnos más energéticos, dormir mejor y reducir el estrés, mejorando además nuestra capacidad de concentración e innovación.

El primer pilar es bastante sencillo, se trata de una técnica de respiración que Hof recomienda practicar diariamente; el segundo es el que puede ser considerado algo más extremo ya que consiste en someter al cuerpo a temperaturas extremas sumergiéndote en agua gélida. Según Hof, bautizado como el hombre de hielo, nuestro cuerpo alcanza su máximo potencial al estar expuesto a temperaturas o alturas extremas. Estas dos prácticas solo funcionan si introducimos el tercer pilar: la constancia.

7 mitos del deporte que no te están ayudando a mejorar tu salud

Estas son las claves para practicar el entrenamiento como principiante, según Hof:

  • Primero la respiración: Primero inhala y exhala rápidamente 30 veces; después coge mucho aire y suéltalo todo hasta que vacíes tus pulmones por completo; cuando ya no aguantes más, coge aire de nuevo llenando tu pecho y manténlo durante unos 10 o 15 segundos; repite el mismo ciclo tres o cuatro veces. Nunca realices este ejercicio cuando estés dentro del agua, procura siempre hacerlo en un sitio seguro. Puedes completarlo haciendo flexiones o poses de yoga mientras sueltas todo el aire.
  • Después el frío: Es crucial aprender a controlar nuestro cuerpo cuando lo sometemos a temperaturas frías. Hof recomienda empezar duchándote con agua fría durante 15-30 segundos al final de la ducha y sin echarte agua por la cabeza. Al principio será duro y algo desagradable, pero es importante que intentes relajar tu cuerpo para que empiece a quemar grasa para mantener el calor, así que cierra los ojos, acoge la sensación del frío sin tensar los músculos y deja que el cuerpo haga su trabajo de forma natural. Tras una o dos semanas, tu cuerpo se irá acostumbrando y puedes ir aumentando el tiempo de ducha fría hasta eliminar el agua caliente por completo. Los expertos nadan en agua helada al exterior o salen a correr sin camiseta como parte de este entrenamiento, pero puede ser peligroso y es mejor consultar primero con un profesional para un mejor asesoramiento.

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.