Salud

Dormir durante el despegue o el aterrizaje puede dañar los oídos

dormir en el avion malo para salud

Dormir durante el despegue o el aterrizaje puede dañar nuestros oídos, pues tragamos menos veces y esto puede bloquearlos frente al cambio de presión en el avión.

Son muchos los que aprovechan las horas de vuelo para descansar de una larga jornada, o combatir los efectos del madrugón de coger un vuelo muy temprano. Pero lo que a simple vista podría parecer un gesto inocente acarrea más riesgos de los que pensamos.

Dormir mientras el avión aterriza o despega puede generar serios daños en los oídos. Así lo asegura la farmaceútica Angela Chalmers en el diario británico Express.

Según Chalmers, el cambio de altitud que se lleva a cabo en esos momentos puede hacer que la presión del aire afecte a los oídos. “Esto produce un vacío en las trompas de Eustaquio que puede causar estragos en los tímpanos”. El problema es que al dormir tendemos a  tragar con menor frecuencia lo que puede provocar un bloqueo en los oídos.

Los efectos que este bloqueo conlleva pueden ser muchos. Según MedlinePlus, la web sobre salud de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, este tipo de problemas en los oídos puede derivar en mareos, infecciones, hemorragias nasales e incluso en pérdida de audición.

¿Sabes cuál es el mejor día de la semana para comprar vuelos a buen precio?

Para evitar esto, además de permanecer despierto en el avión en la medida de lo posible, los médicos recomiendan algunos sencillos trucos que realizar durante el vuelo: beber agua, masticar chicle e incluso sonarse la nariz de manera regular mantendrá desbloqueados los oídos.

Así que ya lo sabes, dormir durante despegues y aterrizajes no es nada beneficioso para nuestros oídos. A partir de ahora toca llegar lo más descansado posible a los vuelos, llevar un buen libro o esperar a que el compañero que nos ha tocado al lado nos de buena conversación.

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.