Salud

Diferencias entre la gente afortunada y desafortunada, según la psicología

personas-afortunadas-desafortunadas
Escrito por Ana Muñoz

¿Cuáles son las diferencias entre la gente afortunada y la desafortunada? La psicología nos explica cómo es el carácter de ambas personalidades.

La sabiduría convencional afirma que la suerte es una cuestión de azar. De hecho, puede que pienses que tu compañero tiene mejores opciones a promoción en el trabajo porque ha encontrado un trébol de cuatro hojas y eso le hace tropezarse con mejores oportunidades laborales, pero la realidad es muy distinta.

Entonces, ¿Qué es lo que hace que unas personas tengan más suerte que otras? El reputado psicólogo Richard Wiseman tiene la respuesta.

Y es que este experto ha realizado un estudio sobre qué papel juega la suerte en nuestras vidas…y nuestra forma de ser. Así, uno de los puntos más interesantes de su investigación son las diferencias entre la gente afortunada y desafortunada.

Según Wiseman, la gente con suerte es bastante más extrovertida que la que no le sonríe el azar. De esta forma, comprobó que este tipo de personas sonríen hasta dos veces más y se preocupan por tener un mayor contacto visual.

Claves para impulsar y mejorar la productividad avalados por la ciencia

Esta sociabilidad les ayuda a caer bien y, por consecuencia, incrementan sus oportunidades (o su suerte) de conocer a más gente, conectar mejor y mantener relaciones más sanas y duraderas.

Por el contrario, las personas que no tienen tanta suerte tienen dos veces más de neuroticismo, que no es más que un rasgo psicológico relativamente estable y que define una parte de la personalidad,​ el cual conlleva, para quien puntúa alto en este rasgo: inestabilidad e inseguridad emocional, tasas elevadas de ansiedad, estado continuo de preocupación y tensión.

Así, para comprobar qué nivel de ansiedad tenían este tipo de personas les hicieron ver un punto que se movía en una pantalla de ordenador y, durante este proceso, también aparecían y desaparecían una serie de puntos adicionales en el panel.

Para aumentar su ansiedad, el experimento se repitió con otro grupo, a quien se le ofreció un premio por centrarse en el punto principal. ¿Los resultados? Más de un tercio no se dieron cuenta de los puntos adicionales que aparecieron en el borde de la pantalla.

vision-tunel

Así, se demostró que, aunque la ansiedad nos ayuda a concentrarnos en una tarea, nos ciega ante una oportunidad que nos surje.

Como resultado de este experimento se puede extraer que la gente desafortunada se pierda otras propuestas que pueden beneficiarle porque están demasiado preocupados por una cosa en concreto.

En consecuencia, desarrollan una visión de túnel en su carrera haciendo que no se den cuenta de otras oportunidades. Incluso, esto también puede extrapolarse en una reunión de networking.

¿Cómo? Pueden hablar sólo con una serie de personas que han seleccionado y no hacerlo con otras que podrían ser más interesantes por el simple hecho que no las conocen.

Por su parte, las personas afortunadas están más abiertas a probar nuevas experiencias, a hablar con gente desconocida y a viajar a otros lugares, por lo que les surgen más oportunidades.

Cómo incrementar tu suerte

Para ver si la gente desafortunada podía incrementar su fortuna, Wiseman apuntó a estas personas a su “colegio de la suerte”, donde les hacían una serie de ejercicios para incrementarla.

Así, después de un mes, el 80% de estas personas aseguraron sentirse más felices, más satisfechas con sus vidas y, sobre todo, más afortunadas.

De esta forma, los que ya se consideraban con suerte dijeron que la fortuna les sonreía aún más, mientras que los desafortunados se convirtieron, automáticamente, en afortunados.

Pero, ¿Cómo lo consiguieron? Si quieres incrementar tu suerte, sólo tendrás que seguir estos consejos de Wiseman:

  • Mente abierta (y ojos también): Preocuparse en exceso por conseguir una meta puede hacernos perder muchas oportunidades por el camino. Por eso, deberías tener una mente abierta.
  • Siempre positivo: Centrarte sólo en lo negativo puede frustrar tus metas. Por eso, intenta ser lo más positivo posible.
  • Haz algo inusual una vez a la semana: Las rutinas pueden ser muy beneficiosas para algunas cosas, pero desde luego no para atraer la suerte. Te recomendamos que, una vez a la semana, hagas algo fuera de lo habitual, como por ejemplo comer en un restaurante exótico, ir por otro camino a casa o hacer una escapada de fin de semana.

Vía | BI

Sobre el autor de este artículo

Ana Muñoz

Licenciada en Periodismo. Tecnoadicta, apasionada por los wearables y las pelis de superhéroes.