Salud

Diferencia entre alimentos ecológicos, biológicos, orgánicos y sostenibles

Diferencia entre alimentos ecológicos, biológicos, orgánicos y sostenibles

¿Sabes cuáles son los matices que diferencian a los productos ecológicos, biológicos, orgánicos y sostenibles? Si bien cada vez más personas apuestan por estas modalidades de alimentación, la mayor parte de la gente utiliza estos adjetivos como sinónimos. Te explicamos sus diferencias.

La alimentación sana está en boga desde hace bastantes años, pero todavía son muchas las personas que confunden los términos. De hecho, y tal como señalaban hace unos meses un estudio encargado por Unilever, el 64% de los españoles creen que ecológico, biológico y sostenible son conceptos muy similares cuando hablamos de comida, mientras que dos de cada diez consideran que su significado es idéntico.

Las mejores cuentas de Instagram para foodies y amantes de la cocina

El estudio también señalaba que casi la mitad de la población (41%) percibe los alimentos ecológicos como más naturales, mientras que un tercio de los encuestados los califica como más sabrosos y sanos, si bien un 27% cree que su precio es demasiado elevado. Un porcentaje idéntico cree que vale la pena abrir más la cartera para adquirirlos. Un 58% de los consumidores asocian a los huevos la venta ecológica, el segundo tras las frutas y las verduras. 

Aunque la legislación de la Comunidad Europea considera sinónimos los adjetivos ecológico -comúnmente denominado “eco”-, biológico -“bio”-, orgánico y sostenible, designando a aquellos productos que no han sido concebidos ni tratados bajo químicos o pesticidas, que no han recibido manipulación genética y que respetan los ciclos naturales, beneficiando al medio ambiente y a las comunidades ganaderas y agrícolas locales, lo cierto es que existen algunas pequeñas diferencias y matices entre estos conceptos. Te contamos cuáles son, a continuación.

Definición y diferencias entre productos eco, bio, orgánicos y sostenibles

Es importante destacar que empleo de uno de estos términos se suele hacer para destacar un aspecto concreto del producto. El reglamento europeo establece que los productos de este tipo no pueden tener más un 5% de ingredientes procedentes de Organismos Genéticamente Manipulados (OGM), justificando el porcentaje como el margen tolerable que puede controlar el productos, Veamos las diferencias entre estos conceptos ligados a la compra responsable y a la defensa del medio ambiente:

  • Alimentos ecológicos: Abarca aquellos productos que desarrollan todas sus etapas de crecimiento y producción respetando los ciclos de naturaleza y sin intervención artificial. Por tanto, son aquellos que se cultivan y procesan sin abonos, pesticidas o conservantes genéticos, ni irradiación, ni tampoco ingeniería genética. Para su cultivo se emplean fertilizantes naturales, se aprovechan las condiciones naturales como el suelo o el clima, y en el caso de la ganadería, se respeta la crianza en condiciones óptimas -suficiente espacio o pasto al aire libre-, sin intervención como hormonas o antibióticos. Los alimentos ecológicos contienen menor cantidad de contaminantes y nutrientes con acciones prooxidantes y proinflamatorias, y mayor cantidad de nutrientes con acciones antiinflamatorias y antioxidantes.
  • Alimentos bio: Este término -tan manido en el mercado de la alimentación, en el que abundan desde hace bastantes años productos con prefijo bio- nombra a aquellos alimentos que no contienen ningún componente que haya sido alterado genéticamente ni recibido intervenciones de laboratorio para conseguir el resultado final.  De este modo, estos productores realizan un proceso natural de selección de especies, cierran su ciclo reproductivo y mejoran su patrimonio genético y apoyan que se preserven niveles altos de biodiversidad.
  • Alimentos orgánicos: La etiqueta “orgánico” hace hincapié en que no se ha realizado ninguna intervención química para desarrollar el alimento y que por tanto, no se ha usado en su producción fertilizantes o pesticidas. Es preciso subrayar que no todos los alimentos orgánicos son biológicos, puesto que pueden no contener sustancias químicas pero si haber sido manipulados genéticamente.
  • Alimentos sostenibles: El término es más amplio y está ligado tanto al medio ambiente como a la economía y comercio locales. La economía sostenible es una forma de producción potenciadora de la economía local a medio y largo plazo y respetuosa con el planeta y el medio ambiente, basada en el cultivo ecológico y éticamente responsable. Mientras que por ejemplo, agricultura ecológica es sinónimo de agricultura sostenible, los productos orgánicos -sin pesticidas ni químicos- pueden ser producidos en granjas industriales que no son sostenibles. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.