Salud

Cómo la dieta mediterránea puede ayudarte a adelgazar y quemar grasa

Cómo la dieta mediterránea puede ayudarte a adelgazar y quemar grasa

Te contamos cómo la dieta mediterránea es una de las mejores para adelgazar, quemar grasas y mantener tu peso bajo control, siempre y cuando la acompañes de hábitos saludables y de la práctica de ejercicio físico regular.

Los beneficios de la dieta mediterránea son casi infinitos. Al pensar en ella, la asociarás a alimentos frescos y deliciosos: aceite de oliva, lácteos, cereales, hortalizas y frutas, huevos, frutos, secos, carnes magras o pescado, especialmente el azul, como el salmón, el atún o el bacalao. 

¡Viva la dieta mediterránea! 9 increíbles beneficios del aceite de oliva

Algunos de sus principales beneficios se centran en su fantástico aporte de grasas saludables como el Omega 3 y el Omega 6. Además, es una dieta rica en antioxidantes, rica en fibra y que reduce el nivel de colesterol del organismo. También promueve el crecimiento muscular, la reducción de la acumulación de grasa y el aceleramiento del metabolismo, incrementando de este modo el potencial de quema de calorías.

Hoy, nos centraremos en el potencial de la dieta mediterránea para mantenerte en un peso saludable y adelgazar. Además, debes recordar que es positiva para tu corazón y tu sistema digestivo, además de prolongar tu esperanza media de vida según diversos estudios científicos. Se trata de una de las dietas en el mundo que cumple los principios fundamentales de la pirámide alimenticia recomendada por la OMS.

Cómo adelgazar gracias a la dieta mediterránea

  • Conoce los alimentos que la componen: Puede parecer una obviedad pero nunca está de más recordar que el conocimiento es poder. En la dieta mediterránea los alimentos más abundantes son aquellos de origen vegetal -legumbres, cereales, verduras, hortalizas y frutos-, mientras que la principal fuente de grasas se trata del aceite de oliva. Se consumen cantidades más moderadas de alimentos de procedencia animal como huevos, lácteos, pescado y carne de pavo o pollo, así como cantidades pequeñas de carne roja y vino, consumido a ser posible durante las comidas.
  • Realiza cinco comidas diarias: No solo es una dieta, sino un estilo de vida que bebe de la profunda herencia sociocultural de los países mediterráneos. Sentarte a la mesa acompañado, tomarte tu tiempo, masticar cada bocado y descansar después de comer también son pequeños actos básicos, fruto de una alimentación consciente. Los hidratos de carbono complejos y la fibra tienen un carácter saciante y las grasas saturadas son escasas en esta dieta. Es fundamental hacer desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, que te permitirán comer en cantidades más pequeñas y equilibradas. ¡Jamás te saltes el desayuno!
  • Sin deporte, no funcionará: Debes realizar actividad física diaria o varias veces por semana para explotar al máximo los beneficios de esta dieta. De esta manera, no solamente quemarás grasas y perderás peso, sino que experimentarás una menor incidencia y prevalencia de enfermedades crónicas, incluyendo problemas como la diabetes, la obesidad o la depresión. Pasea a buen ritmo bajo el sol, atrévete con el yoga, nada u opta por el entrenamiento de fuerza.
  • Apuntes extra: Bebe dos litros de agua al día para permanecer permanentemente hidratado, opta por cenas donde predominen hortalizas y verduras frescas, opta por acompañar todas las comidas con pan, especialmente de grano entero y aprovecha el potencial del amplio abanico de especias mediterráneas como el ajo, el perejil, la albahaca, el orégano, cebollino, laurel, romero o tomillo.

Fuentes | Organic Facts/Mejor con salud

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.