Salud

Dietas bajas en carbohidratos como la keto o la paleo acortan tu vida

La dieta keto es perjudicial a largo plazo, según estudios científicos

La dieta keto entraña diversos peligros para la salud, especialmente cuando se prolonga su duración en el tiempo, tal y como destaca un estudio global masivo sobre los patrones de alimentación realizado con 447.000 personas en todo el mundo.

Menos atajos y más alimentación completa, consciente y responsable: los científicos tienen claro que la receta para una vida larga y saludable no se encuentra en peligrosas dietas milagro, píldoras y suplementos o productos caros. Lo ideal es que la dieta sea rica en verduras, frutas, granos integrales, grasas saludables y legumbres, sin que los lácteos, la carne y los alimentos procesados y ultraprocesados tengan exceso de peso dentro de la misma.

Sara Seidelmann, cardióloga e investigadora en nutrición del Hospital Brigham and Women’s de Boston publicó un completo estudio de gran éxito realizado a más de 447.000 personas de todo el planeta. Su descubrimiento es claro: no importa dónde vivas o cuál sea tu dieta diaria. En cualquier caso, prohibir grupos de alimentos completos, y sobre todo a largo plazo, tiene efectos negativos para tu salud y podría mermar tu esperanza de vida y propiciar la aparición de enfermedades.

8 alimentos superpoderosos para las neuronas de tu cerebro

La popular dieta cetogénica o dieta keto, que implica limitar estrictamente los carbohidratos a menos de 50 gramos al día -una cantidad que no equivale a más de dos manzanas- y subsistir principalmente con alimentos ricos en grasas y proteínas -como carne, pescado y marisco, grasas y aceites, frutos secos, lácteos altos en grasas y verduras bajas en carbohidratos- se trata de una de esas dietas restrictivas que podrían tener consecuencias perjudiciales a largo plazo para el organismo de quienes apuestan por ellas. 

La dieta keto no es la única: la investigación pone el dedo sobre las dietas bajas en carbohidratos, entre las que destacan la paleo, la Atkins, la Dukan o la Whole 30. Los expertos en nutrición afirman que además de sus daños potenciales, estas dietas populares son realmente difíciles de seguir a largo plazo. Son una estrategia sólida para perder peso de forma rápida y controlar el azúcar en sangre, pese a que diversos estudios inciden en que una baja cantidad de carbohidratos también puede llevar a las personas a ser menos tolerantes con la glucosa y desarrollar diabetes, aunque se precisan más investigación.

Lo que está muy claro es que las dietas como la cetogénica no contribuyen a quemar más grasa corporal que un régimen regular y equilibrado. Por otra parte, esta clase de alimentación propicia que sea difícil adquirir nutrientes clave como el magnesio, el calcio y el potasio, todos ellos abundantes en dietas menos restrictivas con alimentos frescos ricos en carbohidratos como frijoles, plátanos y avena.

Más datos puestos en valor el pasado mes de agosto en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología revelaron que el consumo moderado de carbohidratos alarga la vida con respecto a las dietas bajas en carbohidratos o altas en carbohidratos. A largo plazo, la carencia de hidratos de carbono se relaciona con un mayor riesgo de muerte y enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y cáncer.

Otro estudio publicado esta semana en la revista PLOS Medicine que analizó los hábitos alimentarios de 471.495 europeos de más de 22 años halló que las personas cuyas dietas tenían menor “calidad nutricional” -lo que equivale a menos verduras frescas, legumbres y nueces- tenían más probabilidades de desarrollar algunas de las formas de cáncer más comunes, como el de colon, estómago, pulmón, hígado y mama.

9 alimentos ricos en potasio que deberías incorporar a tu dieta

Una de las conclusiones fundamentales de este compendio de estudios es que las personas que viven más tiempo huyen de las versiones procesadas de los productos. Por ejemplo, optan por verduras y frutas frescas en lugar de zumos, optan por los cereales integrales y su dieta es mucho más rica en fibra, beneficiosa para la salud cardiovascular, la función intestinal y la lucha contra el envejecimiento o los procesos infalmatorios. 

Fuente | Science Alert

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.