Salud

Descubren un ligamento en el tobillo desconocido hasta ahora

pies

Científicos de la Universidad de Barcelona han descubierto un nuevo ligamento en el tobillo que cambia la anatomía de nuestra articulación. El hallazgo podría explicar por qué los esguinces siguen doliendo después de pasar meses e incluso años.

Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Barcelona ha evidenciado el motivo por el que muchos esguinces nos siguen doliendo después de pasar meses e incluso años, gracias al hallazgo de un nuevo ligamento del tobillo que cambia la anatomía de nuestra articulación.

Los investigadores han descubierto una novedosa estructura anatómica del tobillo de los seres humanos, con la incorporación de nuevas fibras que se habían descartado cuando se hacían disecciones anatómicas pero que realmente son un ligamento lateral del tobillo que se acaba de descubrir.

Los resultados han sido publicados en la revista científica Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy, y cambian la composición de nuestra articulación, además de demostrar por qué los esguinces de tobillo siguen doliendo después de meses o años desde la primera vez que nos lesionamos.

Anteriormente, los ligamentos del tobillo se dividían en dos grandes grupos: el ligamento colateral lateral (el cual está en la parte lateral de la articulación y se compone por tres ligamentos independientes), y el ligamento colateral medial o ligamento deltoideo.

Así, este nuevo ligamento ha sido nombrado por los científicos como el complejo ligamentoso fibulotalocalcáneo lateral (LFTCL, en inglés). Los investigadores que han hecho el hallazgo son los profesores de Medicina de la Universidad de Barcelona Jordi Vega, Francisco Malagelada, M. Cristina Manzanares y Miquel Dalmau.

Los tendones y ligamentos artificiales valen 18,5 millones de dólares en 2018

Dalmau ha explicado que son los ligamentos laterales del tobillo los que nos lesionamos normalmente, y que hay una tendencia a que este nuevo esguince nos siga doliendo en el tiempo. El científico ha explicado que “esta falta de explicación fue la clave para cambiar el modo de abordar la disección de los ligamentos, y entonces nos dimos cuenta de que unas fibras de conexión entre ligamentos eran eliminadas de forma habitual porque se pensaba que no formaban parte del ligamento”.

Al realizar la disección de la cápsula articular del tobillo, los científicos han podido identificar por primera vez el componente intraarticular del ligamento talofibular anterior, según informa Efe. Es decir, este ligamento estaría formado por dos fascículos, uno superior y uno inferior, dentro y fuera de la articulación.

“Este hallazgo nos hace pensar que el comportamiento después de una lesión será similar al de otros ligamentos intraarticulares, como el ligamento cruzado anterior de la rodilla, que no son capaces de cicatrizar por sí solos cuando se rompen, lo que hace que la articulación quede inestable y requiera en muchos casos una intervención quirúrgica”, ha explicado Dalmau.

Esto explicaría por qué los esguinces siguen doliendo después de pasar meses y años desde la lesión inicial, y cambia la anatomía hasta entonces conocida de los ligamentos en el tobillo.

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández