Salud

Consiguen crear un alcohol que no deja resaca

alcohol que no deja resaca
Escrito por Sandra Arteaga

Científicos del Imperial College de Londres han desarrollado el Alcosynth, un alcohol sintético más saludable que no produce los efectos negativos de la resaca.

Si una noche tienes una cena o una celebración y te tomas unas copas de más, ya sabes que a la mañana siguiente te va a tocar sufrir una resaca de cuidado.

Cuando ingerimos una gran cantidad de alcohol, nuestro cuerpo se deshidrata, los vasos sanguíneos se dilatan y se produce una disminución de la glucosa y de las sales minerales. Como consecuencia, presentamos una serie de síntomas que nos producen un tremendo malestar: dolor de cabeza, mareos, náuseas, fatiga, sensibilidad a la luz y al sonido… E incluso podemos presentar cuadros de ansiedad, depresión e irritabilidad.

Las 10 mejores apps de salud y vida sana

Pero es posible que todos estos problemas sean historia dentro de unos años. Un equipo de investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) está desarrollando un tipo de alcohol sintético llamado Alcosynth, que se perfila como una alternativa más saludable porque no provoca los efectos negativos característicos de la resaca.

De acuerdo con David Nutt, el investigador que ha ideado esta bebida sintética, el Alcosynth tiene las ventajas del alcohol convencional pero no sus inconvenientes. Es decir, que produce en las personas el mismo estado alegre y desinhibido, pero a la mañana siguiente uno se despierta como una rosa.

Y este no es el único beneficio del Alcosynth. A diferencia del alcohol convencional, no resulta dañino para el corazón, el hígado ni ningún otro órgano de nuestro cuerpo. 

Cómo dormir rápido y aumentar tu rendimiento laboral

La fórmula de este alcohol sintético es un secreto, de forma que no podemos saber a qué se deben sus ventajas. No obstante, en los primeros experimentos que se llevaron a cabo en 2011 se detectó que utilizaba un derivado de la benzodiazepina, la misma clase de medicamento que el Valium.

Nutt asegura que ya no se emplea este fármaco y que la bebida no es tóxica, y que para conseguir sus efectos se han basado en una amplia investigación sobre cómo afectan las sustancias al cerebro. Sin embargo, el Alcosynth todavía está en fase experimental y tendrá que pasar muchos controles de seguridad que garanticen que se puede consumir. Nutt es optimista y está convencido de que para el año 2050 todo el alcohol habrá sido sustituido por este brebaje.

Artículo publicado en Computerhoy

Sobre el autor de este artículo

Sandra Arteaga

Sandra Arteaga es periodista y escribe sobre informática y tecnología de consumo desde hace más de nueve años. Cacharrea con ordenadores desde la era de Spectrum y no hay videojuego que no haya probado ni joystick que no haya pasado por sus manos.
Escribo reportajes de actualidad e Internet y prácticos en Personal Computer & Internet desde 2008.