Salud

Por qué un sector no considera a los aguacates alimentos veganos

Por qué algunos no consideran los aguacates y las almendras productos veganos

Al evitar los productos de origen animal en su dieta, personas que siguen una dieta vegana estricta abogan por evitar aquellos vegetales como los aguacates que involucran la explotación de abejas en su proceso de producción.

En el mundo de hoy surgen numerosos e interesantes debates acerca de las alternativas sostenibles del futuro de alimentación, posturas éticas en contra de la explotación animal de la industria o nuevas perspectivas que defienden el futuro de la carne sintética elaborada in vitro en los laboratorios, así como la sustitución de la carne roja por los insectos ante las amenazas del cambio climático o la superpoblación demográfica prevista, con su pertinente demanda creciente de recursos.

Las 5 mejores aplicaciones móviles para vegetarianos

Debido a diferentes visiones y posturas -ecologistas, antiespecistas, sostenibles, religiosas, éticas o saludables- cada vez son más las personas que deciden adoptar una dieta vegana, vegetariana o flexitariana. En lo tocante a la primera, el veganismo -término acuñado en 1944 por Donald Watson- se trata de una postura que rechaza la utilización y consumo de todos los productos y servicios de origen animal, por motivos por motivos éticos -al categorizar a todos los animales como seres sintientes-, ambientales y dietéticas.

Sin embargo, un vídeo inicialmente cómico de la BBC -en concreto, de un concurso llamado QI- sirvió como punto de partida para iniciar un debate en el que una postura concreta no considera que productos como los aguacates, almendras, melón, kiwi o calabaza sean aptos para veganos. El motivo, tal y como señalan desde The Conversation es que la agricultura comercial de dichos vegetales, al menos en algunas partes del mundo, involucra la apicultura migratoria.

¿Qué quiere decir esto? En lugares como California, no existen suficientes abejas locales u otros insectos polinizadores para polinizar los enormes huertos de almendros. De esta forma, las colmenas de abejas se transportan en la parte trasera de grandes camiones entre granjas, contribuyendo a la producción de almendras, aguacates o girasoles, entre muchas otras opciones. Considerando que muchos veganos estrictos rechazan el consumo de miel debido a la explotación de las abejas. este postulado podría extenderse a otro vegetales como los aguacates que involucran el uso de dichos insectos para su producción industrial.

Sin embargo, cabe destacar que esta postura solamente afecta a la producción masiva de aquellos alimentos comercializados a gran escala y que dependen de la apicultura migratoria, una práctica especialmente común en Estados Unidos. Si estos productos se cultivan de forma local y se consumen de temporada, encajan perfectamente dentro de la filosofía de vida vegana.

El inasumible coste ambiental de producir carne roja, en cifras

La respuesta general más importante ante esta cuestión depende de la respuesta ante el dilema ético de si la apicultura migratoria es un problema o no. La apicultura comercial puede herir o matar a las abejas, puesto que su transporte para polinizar los cultivos parece afectar negativamente a su salud y vida útil. Algunos filósofos estriban en que el punto reside en si las abejas son conscientes de sí mismas, mientras que una postura kantiana abogaría evitar el uso de otro ser sensible como un medio para un fin.

Otros muchos veganos afirman que todos los animales, por supuesto abejas incluidas, son sujetos titulares de derechos. Por su parte, otro sector escoge no comer carne u otros productos animales por razones consecuenciales: desean minimizar el sufrimiento y la matanza de los animales. Teniendo en cuenta que unos 31 mil millones de abejas se emplean para los huertos de almendros de California solamente, el argumento impediría consumir estos frutos, a los que se unirían los efectos ambientales negativos ejercidos mediante la propagación de enfermedades en las poblaciones de abejas nativas.

Fuente | The Conversation

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.