Salud

Cómo ser una persona más segura y confiada

Cómo ser una persona segura y confiada

Si tienes problemas de autoestima o no confías en ti mismo, te aportamos algunas de las claves más importantes para lograrlo haciendo uso de la “Teoría del Aprendizaje Social”, de Albert Bandura, así como otras recomendaciones proporcionadas por expertos.

Tanto para desarrollarte a nivel emocional como para tomar mejores decisiones en tu vida personal o labrarte una carrera profesional más sólida y ambiciosa, la autoconfianza y la autoestima son dos ingredientes fundamentales que debes mimar, estimular y potenciar a través de diferentes técnicas y recursos. Todas las personas experimentan momentos de flaqueza, sienten inseguridades, viven con sus complejos y superan los baches del camino.

En primer lugar, cabe destacar la diferencia existente entre autoconfianza y autoestima, ya que aunque son dos conceptos estrechamente vinculados, su significado no es idéntico.

Digamos que la primera es la apreciación de las capacidades que tienes y tu habilidad de triunfar en un contexto determinado; mientras que la segunda se trata del sentimiento general de cuán valioso eres y afecta a la apreciación que tienes sobre ti mismo.

Así, la autoconfianza existe cuando logras un objetivo que tu mente creía posible, mientras que la autoestima es la autovaloración positiva o negativa de uno mismo.

10 claves para mejorar tu fuerza de voluntad y autodisciplina

A la hora de confiar en ti mismo tiene un papel muy relevante el concepto de la autoeficacia aprendida formulada por Albert Bandura como parte de su “Teoría del Aprendizaje Social”.

La autoeficacia consistente en las creencias en tus habilidades para abordar diversos problemas, retos y situaciones, desempeña un papel clave para conseguir superar las metas.

Esta teoría defiende que la autoeficacia es un constructo principal para realizar una conducta, ya que la relación entre el conocimiento y la acción estarán significativamente mediados por el pensamiento de autoeficacia.

Las personas que perciben que sus actos pueden ser eficaces están más motivadas a llevarlos a cabo, por lo que una elevada autoeficacia percibida influye a nivel afectivo y cognitivo y está vinculada con pensamientos positivos, menor estrés y percepción de amenazas, así como una planificación correcta del curso de acción.

Según la teoría de Bandura, esta autoconfianza y su desarrollo están constituidos por componentes como los logros de ejecución -experiencias pasadas-, experiencia vicaria u observación, persuasión verbal o estado fisiológico.

A la hora de mejorar tu confianza y tu autoestima, existen varias fórmulas y técnicas que puedes llevar a cabo para motivarte. Destacamos algunas de ellas con el fin de que puedas mejorar este aspecto.

Cómo mejorar la autoestima y la confianza en ti mismo

Puedes seguir algunos de los siguientes pasos para fortalecer y engordar tu autoconfianza y autoestima:

  • Focaliza tu energía hacia la solución y no hacia el problema: Es importante centrarte en los cambios positivos y en las posibilidades que tienes de darle la vuelta a un problema. De lo contrario, puedes experimentar la denominada “profecía autocumplida”. Esta está asociada a pensamientos negativos de fracaso que se ponen en tu camino y que impiden lograr tus objetivos. En su libro “Teoría social y estructura social”, el sociológo Robert K. Merton da la siguiente definición de este concepto: “la profecía que se autorrealiza es, al principio, una definición «falsa» de la situación que despierta un nuevo comportamiento que hace que la falsa concepción original de la situación se vuelva verdadera”.
  • Di adiós a la negatividad: El prisma con el que miras el mundo es determinante para que la confianza en ti mismo vaya en aumento y puedas sortear los bloqueos creativos y profesionales. Para ello, intenta reformular cada reto en base a tus capacidades, buscando las acciones necesarias para lograrlo y reflexionando acerca de los cambios que debes implementar y la dirección que quieres tomar. Recuerda que “de poco sirve correr mucho si no sabes a dónde vas”.
  • Divide tus metas en pequeños objetivos y prepárate para ellos: Roma no se hizo en un día y por eso, en lugar de ahogarte en un charco o vaso de agua deberías dividir tus metas en pasos más pequeños y prepararte lo necesario para cada uno de estos apartados. Por ejemplo, a la hora de hablar en público o dar un discurso de bienvenida a los clientes de tu empresa, es fundamental que ensayes, aprendas cómo calmarte y te conozcas a ti mismo para regular tus nervios y tu ansiedad.
  • Celebra tus logros: Para que tu autoestima no flojee y tu autoconfianza no disminuya con los fracasos y tropiezos, es fundamental recordarte a ti mismo aquellas cosas que has logrado y que sirven para mejorar la idea que tienes de ti mismo, visualizar tu progresión e inyectarte de motivación en los momentos difíciles. Te recomendamos en tu día a día las listas anti ToDo.
  • Acción, acción, acción: Según la teoría de la autoeficacia, el motor de la confianza es la acción. Son los llamados “logros de ejecución”, o percepciones que tenemos acerca de los fracasos y logros: cuando te atreves a poner en práctica aquello a lo que aspiras tu confianza crece y tus oportunidades se amplían.
  • Aprende de los errores y acepta los fracasos: Es importante contemplar los fallos y su suma como una oportunidad para ser críticos y aumentar la confianza. A su vez, celebra los éxitos logrados, ya que la autoconfianza se basa en reconocer nuestras habilidades y asspectos positivos que pueden aplicarse en áreas en las que existe mayor inseguridad o menos experiencia.
  • Imagina y observa a las personas con éxito: Una de las técnicas más presentes en el coaching es la experiencia vicaria, muy útil cuando no tienes un gran conocimiento o experiencia en un tema determinado. Para ello, debes imaginar por completo una experiencia -por ejemplo, un coloquio- y recrear todos los elementos, para que pueda “repetirse” así llegado el momento. La teoría de la autoeficacia de Bandura afirma que la experiencia vicaria u observación es otro de los elementos fundamentales para confiar en ti mismo.
  • Las comparaciones son odiosas: Para ser una persona segura y confiada está bien tener ejemplos de éxito e inspirarte en otros líderes, pero no es preciso compararte constantemente en los demás ni someterte todo el tiempo al yugo de la opinión ajena. Reconoce tu individualidad para sentirte orgulloso de ti mismo, rechazando todo sentimiento de inferioridad pese a ser consciente de tus defectos y errores. 
  • El valor del esfuerzo: La superación personal se teje día a día con mucha voluntad, autocuidado y perseverancia. Tu objetivo debe ser siempre sentirte mejor y alcanzar una mejor imagen de ti mismo.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.